El último equipo en conseguir plaza entre los grandes, el Hull City, y el actual campeón, el sorprendente Leicester de Claudio Ranieri, abren el fuego de la Premier League, la Liga más poderosa del mundo (en exclusiva por Movistar+, 13.30h). Pocos campeonatos como el que hoy comienza en el estadio de los Tigers presenta un pronóstico más incierto por mucho que el entrenador italiano de los actuales campeones se haya aventurado a descartarse para revalidar el título con otra de sus frases geniales: Es más fácil que E.T. aterrice en Picadilly Circus que el Leicester consiga otra vez la victoria, ha dicho.

El verano ha sido tan intenso como se espera que sea a partir de ahora el curso porque en los despachos se han movido, el dato varía según las fuentes, más de mil millones de euros entre las 233 altas y bajas de futbolistas que se han producido este verano. Solo el United, que ha contratado además a José Mourinho como entrenador –el United es uno de los siete equipos que han cambiado de entrenador- se ha gastado 185 millones de libras, más de doscientos millones de euros, en tres jugadores. Pogba, por el que el conjunto de Manchester ha pagado 120 millones de euros a la Juventus, y que no podrá debutar en el estreno de los red devils en Bournemouth al arrastrar una sanción de su paso por el calcio, una de esas normas tan british, es el jugador más caro de la historia. Pero entre los 10 traspasos más caros del verano, siete corresponden a fichajes de equipos ingleses; tres (el citado Pogba, Bailly, contratado del Villarreal y Mikhitaryan, del Dormund) los ha comprado el equipo de Mourinho, probablemente el egran favorito al titulo, aunque sólo sea por eso. Lo cierto es que la presencia del portughes en Old Trafford y la de Guardiola al otro lado de la ciudad vestido de azul, obliga al mundo a mirar a Manchester, pero Inglaterra se rebela y no le falta razón. Hay vida en los campos más allá de la ribera del Irwell.

De nuevo, la Premier está marcada por en innegable acento español. 54 futbolistas, entre ellos Victor Valdés, que regresa a lo grande como titular del Middlesbrough tras su paso por el United y su mala experiencia con Van Gaal, salpican las plantillas de la primera división inglesa. El Boro vuelve a los focos de la mano de uno de los dos entrenadores españoles, el vasco Aitor Karanka, que por fin se ha quitado de encima el peso de Mourinho y con un merecido ascenso se hace valer por sí mismo. Es la suya la plantilla con más jugadores españoles, 9, entre ellos Negredo, pero no son un gueto: La mitad ya estaban y los nuevos tienen todos tienen un poso anterior en la Premier, nos hemos preocupado de ese detalle para que su integración en el equipo sea más fácil sostiene Karanka, que cuenta con la colaboración de un director técnico que también habla español, Víctor Oltra Además, 9 argentinos, diez brasileños, 4 ecuatorianos y 4 colombianos, 8 uruguayos, 3 costaricenses, dos chilenos, dos venezolanos, y un paraguayo, completan el elenco de futbolistas sudamericanos, según el ultimo censo de la propia Premier League.

Pero hay cosas que no cambian. La presencia del eterno Wenger al frente del Arsenal –cumple su 20 temporada consecutiva- la continuidad de Klopp en el Liverpool, la llegada del italiano Conte al Chelsea –es uno de los cuatro técnicos italianos y una de las siete caras nuevas en los banquillos este año- y la de Pochettino al frente del proyecto del Tottenham, que sorprendentemente y pese a la excelente temporada que llevó a cabo hace un año no se ha reforzado excesivamente, como si no quisiera atacar el título de verdad, obligan a pensar que la temporada se cumplen cincuenta años de la coronación de Inglaterra como campeona del Mundo en Wembley, el duelo va más allá de un pulso mancunian entre Mou y Pep, a la espera de un marciano que aterrice de nuevo salido de quien sabe dónde y gane el título por el que se van a pelear con reglas nuevas -mas protección a los árbitros, entre otras- y una nueva pelota,muy discutidad por sus colorines.