En un comunicado difundido esta mañana, la fuente oficial precisó que con motivo de la jornada de luto nacional ondearán a media asta las banderas de los edificios públicos de todo el territorio italiano.

Durante la jornada de mañana se celebrarán además los primeros funerales de algunas de las víctimas del temblor de 6.2 grados Richter que se registró el pasado miércoles en el centro norte de Italia.

La ceremonia fúnebre tendrá lugar en la pequeña ciudad de Ascoli Piceno, centro, y al acto religioso asistirá el presidente italiano Sergio Mattarella y el primer ministro Matteo Renzi, reportaron medios locales.

El acto rendirá homenaje a 40 víctimas de las 49 registradas en los pueblos pertenecientes al municipio de Arquata del Tronto, centro, uno de los tres en los que fallecieron algunos de sus habitantes por el sismo, precisaron las fuentes.