Pareciera que a los gobernadores les interesa estar mandados por el narco, "que poco a poco se mete, como en Puebla", sentenció Juan Luis Hernández Avendaño en la presentación de su libro "El Leviatán Roto: El Avance del Estado Fallido en México”.

En su exposición en la Universidad Iberoamericana, ante estudiantes, académicos y periodistas, indicó que aunque en todo el país aún no se puede hablar de un estado fallido, en varios puntos ya es una realidad.

A esto se suma que los gobernadores son los peores enemigos de las libertades, como la de expresión o de garantías individuales, como lo dijo el autor al presentar su libro. 

"Son los gobernadores los peores enemigos de las libertades, de prensa de agrupación. Son uno de los principales obstáculos para que la democracia se consolide", dijo el maestro y aspirante a doctor.

“Para mí los gobernadores son hoy uno de los principales obstáculos para que la democracia en México se consolide, lo abordo de alguna manera en el libro”, añadió

De este modo recordó regiones como Tamaulipas o Veracruz, donde los poderes de facto han tomado el control, además de que el escenario es preocupante.

Por lo tanto, se preguntó “¿Qué vamos a hacer como ciudadanía para recuperar un estado fallido?  (…) pero, si a los políticos no les interesa el estado, cuestionó Avendaño, ¿a la ciudadanía tampoco?”, añadió

El académico de la Iberoamericana de Puebla señaló que el problema de la debilidad del estado mexicano, no sólo desde la perspectiva de la actuación de las élites políticas sino también de la propia acción o inacción de los ciudadanos.

Indicó que en la universidad han iniciado una campaña de reestructuración del tejido social, para voltear a ver cómo se recupera en México la paz, cohesión y las claves del buen vivir”.

“Eso me parece vital en muchos territorios, en muchos lados de este país, donde ya parece que pedir eso es una utopía”, indicó el politólogo al poner sobre la mesa el concepto de estado para exhortar a la ciudadanía a mejorarlo, repensarlo, pero sobre todo regresarlo.

En sus 165 páginas el autor convoca a regresar a la naturaleza del estado y revertir en lo que se ha convertido, no sólo por políticos, sino por apatía de la ciudadanía.

Además, en su texto, Hernández Avendaño expone que prevalece una ruptura en México, en la que tanto los acontecimientos de la coyuntura como la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa o el dominio de actores fáticos en la vida pública, lo ha movido.

“Cómo no preocuparnos si hace algunos minutos Donald Trump acaba de decir, de todos modos voy a construir el muro. A qué Presidente de la República se le ocurre invitar a este personaje, si no es ni siquiera candidato”, señaló.

Para comentar el libro, fueron invitados la académica de la Ibero, Lilia Vélez y los periodistas, Rodolfo Ruiz, director de E-Consulta, así como Fernando Canales, director de Ultra Noticias.

Lilia Vélez, comentó que el último reducto que queda antes del estado fallido total, son las organizaciones sociales o la sociedad civil que se organiza para buscar justicia.

Por su parte, Rodolfo Ruiz, comentó que el narco o el crimen organizado han sacado provecho de la corrupción, lo que ha generado los poderes fáticos.