En el municipio de Acatzingo, ubicado dentro del llamado Triángulo Rojo, se reportó una fuga de combustible que alcanzó una altura de hasta 15 metros, por lo cual cinco familias que viven en la zona tuvieron que ser evacuadas.

Dicha fuga fue causada por una toma clandestina en ductos de Petróleos Mexicanos, específicamente en la localidad de Progreso de Juárez.

A pesar de la movilización de cuerpos de emergencia y elementos de seguridad, no se logró la captura de ninguna persona ni se reportaron vehículos en la zona.