Samsung detuvo la venta del Galaxy Note 7 en todo el mundo tras los reportes de que algunos dispositivos se incendiaron mientras se cargaba la batería, anunció la compañía en una conferencia de prensa.

Samsung dijo que había encontrado un problema con la batería del teléfono y estaba deteniendo las ventas.

El equipo fue puesto a la venta en México desde el 12 de agosto en línea, y desde el 19 en tiendas físicas.

Los clientes que ya tienen un Galaxy Note podrán cambiarlo por otro producto, con independencia de la fecha de compra, anunció la compañía.

La retirada del mercado de uno de los dispositivos del buque insignia de Samsung es un revés embarazoso para el mayor fabricante de teléfonos inteligentes. El Note 7 se presentó hace apenas un mes.

La agencia de noticias surcoreana Yonhap informó de que se han registrado cinco reclamaciones por incendio del dispositivo en todo el mundo.

Entre las novedades que Samsung destacó de su gadget a principios de agosto fue el reconocimiento del iris para desbloquear el equipo.

La batería con 3,500 mAh permitía usar el equipo durante todo un día con un uso medio. El gadget permite adaptar una carcasa con 3,100 mAh adicionales.