En su reaparición luego de la escandalosa goleada sufrida ante Chile en la Copa América Bicentenario, la Selección Mexicana pisó tierra salvadoreña para enfrentarse al combinado de ese país.

En esta ocasión Juan Carlos Osorio presentó un plantel sumamente competitivo, ya que alineó a elementos de gran recorrido como Rafa Márquez y Andrés Guardado, a la par de jugadores con buen presente en Europa, tal es el caso de Héctor Moreno, Miguel Layún o Raúl Jiménez.

A pesar de ello, el combinado azteca ofreció un primer tiempo muy flojo, lleno de imprecisiones en diversos sectores de la cancha, lo cual provocó que al minuto 23 El Salvador se pusiera al frente en el marcador a través de la vía penal, resultado de una mano cometida por Torres Nilo.

El resto de la primera mitad generó muchas dudas sobre el trabajo del timonel tricolor, ya que fueron contadas las ocasiones en las que se ilaban al menos cinco pases; sin embargo, pareciera que al medio tiempo se habló fuerte en el vestidor, ya que la actitud de los jugadores fue otra para el complemento, generando mejor juego colectivo que se reflejó en las tres anotaciones de la escuadra mexicana.

El tanto del empate fue obra de Héctor Moreno, quien aprovechó una pelota parada que techó a defensores y atacantes y la mandó al fondo del arco.

Con los cartones igualados, el conjunto azteca siguió al acecho de arco rival hasta que un pase excelso del futbolista del Porto, Héctor Herrera, culminó con un testarazo implacable de Ángel Sepúlveda, que mandó guardar la de gajos al fondo de la cabaña salvadoreña

Una vez arriba en el marcador, el tricolor aprovechó el desconcierto de los centroamericano para seguir generando ocasiones de peligro; de esta manera, al ’73 Raúl Jiménez aprovechó una pena máxima para anotar el tercer tanto desde los once pasos.

De este modo, México se prepara para recibir a Honduras el 6 de septiembre y continuar su camino rumbo al hexagonal final de cara a la Copa Mundial Rusia 2018.