Habitantes de la cabecera del municipio de Papalotla, Tlaxcala, intentaron linchar a cinco sujetos que fueron detenidos por elementos de la policía municipal luego de ser descubiertos en flagrancia cuando pretendían robar en un domicilio. La policía estatal otra vez brilló por su ausencia.

Elementos de la policía municipal informaron que ellos actuaron de inmediato en la detención de los sujetos, pero los vecinos ya están cansados de los atracos y de la inseguridad en la que viven, debido al incremento de asaltos y robos.

Tras la detención de los presuntos asaltantes, alrededor de un centenar de vecinos se trasladaron a la presidencia municipal y exigieron a los uniformados que entregaran a los detenidos para lincharlos, pero los uniformados se negaron.

La turba emprendió a golpes y empujones contra los municipales y lograron sacar momentáneamente y por la fuerza, a los cinco delincuentes, tras varios enfrentamientos, los municipales finalmente lograron salvar de una muerte segura a los presuntos delincuentes.

Tensa situación se respira desde la tarde de este viernes en la comunidad de San Marcos Contla, municipio de Papalotla, tras los hechos.

Los liberados fueron asegurados al rededor de las 05:30 horas cuando perpetraban un robo a una casa habitación, después de ser detenidos no fueron oportunamente puestos a disposición de la autoridad competente, situación que inconformó a los vecinos, quienes acusando supuesta inoperancia y hasta posible colisión de los municipales, se congregaron al frente de la alcaldía en busca de obtener justicia por mano propia, amagando con darles un escarmiento ejemplar.

Obligando a la intervención de la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES) al rededor de las 13:40 horas, para que se montara un sustancial operativo para su rescate, lo que se logró al rededor de las 14:30 horas.

Fue a esa hora cuando obligado por la insostenible situación, el edil, Israel Muñoz Muñoz entregó a los presuntos delincuentes a los policías estatales para que fueran retirados.

A pesar de ello, los coléricos pobladores aprovecharon la salida de los perpetradores, para maltratarlos de forma física, golpeándolos mediante patadas cuando ya estaban en el piso, acrecentando aún más la tensión.

Minutos más tarde después de ser rescatados, los probables responsables fueron trasladados a las instalaciones de la CES, donde serán dictaminados y conducidos ante la representación social que en las próximas horas determinará su situación jurídica.