El Colectivo Solecito Veracruz pidió a legisladores federales y estatales llamen a comparecer al fiscal del estado, Luis Ángel Bravo Contreras, al ex procurador de Justicia, Amadeo Flores Espinoza; así como al ex titular de Seguridad Pública (SSP), Arturo Bermúdez Zurita, y al gobernador Javier Duarte de Ochoa por el hallazgo de un cementerio clandestino de la delincuencia organizada, en la zona norte del puerto de Veracruz.

A un mes de iniciar trabajos de búsqueda en el predio Colinas de Santa Fe, los familiares con personas desaparecidas han localizado 75 fosas clandestinas en el sitio; cada una tiene tres metros de profundidad y con al menos tres cuerpos dentro. Abunda ropa, calzado y vendas.

Lucía de los Ángeles García Henao, coordinadora del Colectivo Solecito, describe el sitio como un enorme cementerio clandestino que es imposible concebir sin la complicidad de las autoridades estatales.

“Queremos que se presenten, den la cara, y expliquen: ¿Cómo pueden justificar la existencia de un cementerio clandestino en una ciudad como Veracruz-puerto? Algunos cuerpos están recientes y otros tienen un poco más de tiempo, el tiempo en que los señalados eran los encargados de la seguridad del estado y de la procuración de justicia", asentó.

García Henao dijo que el predio Colinas de Santa Fe se encuentra en una zona urbana, por un costado colinda con el fraccionamiento del cual toma el nombre, y por el otro extremo limita con la zona portuaria –que siempre está vigilada. No es una zona rural, donde podríamos pensar que se hacían las cosas sin que alguien se diera cuenta.

"Para hacer los entierros debieron utilizar trascabo, y para trasladar a las víctimas -algunas de ellas asesinadas de manera simultánea-, debieron realizar una fuerte movilización de vehículos y de personas. Las autoridades debieron tener conocimiento de lo que ahí ocurría", dijo Lucía de los Ángeles.

La activista especificó que el hallazgo registrado en Santa Fe es de la misma dimensión de la fosa de San Fernando, Tamaulipas o los hallazgos realizados en Iguala, Guerrero.