En defensa del matrimonio como una institución exclusiva para la unión entre un hombre y una mujer, la Marcha por la Familia sí se realizará el sábado 10 de septiembre por las principales calles de Puebla al mediodía. Así, los católicos poblanos se unirán a millones en todo el país.


La participación del arzobispo Víctor Sánchez Espinosa aún no está confirmada, pero sí la de los sacerdotes que quieran hacerlo, siempre y cuando se manifiesten como laicos, puntualizó monseñor.

“El Papa Francisco nos invitó a todos a participar activamente en la búsqueda de soluciones a los muchos problemas que aquejan a nuestra sociedad. Como es evidente, dichas soluciones deben construirse a través del reconocimiento de la igual dignidad de todos, por lo cual la iglesia Católica comparte la preocupación por defender los derechos humanos de todos los mexicanos, comenzando por los más pobres y desvalidos.

“Es momento de fortalecer el tejido social desde sus cimientos y poner en juego sus recursos más vitales, como son la familia y la educación. El cuidado y fortalecimiento del vínculo entre un hombre y una mujer que yace en la esencia de la institución matrimonial, cobra así sentido como un medio para fortalecer a nuestra sociedad y proteger y promover a aquellos que más lo necesitan, comenzando por los niños”, precisó el obispo auxiliar Felipe Pozos Lorenzini, ante la venia del arzobispo.

Al respecto, Sánchez Espinosa detalló que el pensamiento de millones de católicos en México es el de respetar al matrimonio como una institución sagrada y exclusiva para la unión y creación de vida.

Dijo desconocer si la iniciativa de Enrique Peña Nieto continúa en marcha o la han congelado, pero de todos modos la defensa de los valores y del matrimonio continuará.

La iglesia Católica defiende a la familia como la establecieron María, José y Jesús hace más de 2 millones de años y como siempre se ha hecho en el mundo.

El arzobispo indicó que la iglesia Católica mexicana nunca se ha opuesto a que los legisladores federales y locales realicen su trabajo en beneficio de México y los mexicanos: “No nos oponemos a que se legisle, eso no nos toca a nosotros, ni a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Legislan los congresos locales y el Congreso de la Unión. La iniciativa está en manos de los legisladores, nosotros solo predicamos el evangelio de la vida, de la familia de la paz”, puntualizó.

Aseguró que la iglesia Católica nunca ha discriminado a las personas, ni se ha opuesto a sus derechos civiles y jurídicos.

“La iglesia ama y respeta a cada persona y, como madre, acoge a todos. La iglesia no se opone a que sean reconocidos los derechos civiles y jurídicos de cada persona. Ellos se manifiestan con mucha frecuencia, nosotros no decimos nada, nosotros predicamos el evangelio de Jesús, el evangelio de la familia”, precisó.

En conferencia de prensa, reiteró que de ninguna manera la iglesia Católica está o estará en contra de los derechos humanos de cualquier persona.

Destacó que los grupos de católicos están en su derecho de manifestarse abiertamente como lo hacen todos los sectores de la población, porque la vida de un católico es participativa.

“Nosotros no organizamos la marcha. Yo todavía no tengo contemplado participar. No soy el organizador ni estoy en el comité que los organiza y no sabemos a cuántos se esperen. Los que lleguen, será una expresión de nuestra libertad como ciudadanos, de decir que predicamos el evangelio de la familia”, sostuvo.

Sobre la participación de los ministros de la iglesia Católica, Víctor Sánchez destacó:

“Los sacerdotes son libres de participar o no participar, yo creo que dependerá de sus actividades, pero ellos están en total libertad de expresarse como ciudadanos, teniendo en cuenta que muchos de los que van a participar en la marcha, pues es nuestra gente, son de nuestros grupos, son católicos. Pero ellos tienen completa libertad. Nosotros no organizamos”, precisó. 

 

Madre Teresa de Calcuta

Víctor Sánchez Espinosa ofreció una misa en Catedral para celebrar la Beatificación de la Madre Santa Teresa de Calcuta, quien “dejó un gran ejemplo de caridad y misericordia” y fue canonizada por sus milagros.

Durante la celebración de la liturgia, la congregación de la Madre Santa Teresa de Calcuta (Las Hermanas Misioneras de la Caridad) estuvo presente.

Las Hermanas Misioneras de la Caridad mostraron a los fieles una reliquia de primer grado: un cabello de la Santa Teresa de Calcuta.

La madre superiora Malby, dijo estar feliz por la beatificación de Santa Teresa de Calcuta. Además, reveló que en el barrio de Xonaca la congregación con cinco religiosas cuenta con un centro de atención para enfermos de Sida, un comedor público para ancianos y entregan despensas a los pobres de los pobres.

“Una santa de nuestros días, una santa de la caridad, una santa de la misericordia, es Santa Teresa de Calcuta”, precisó el arzobispo.