Este domingo en San Bernardino Chalchihuapan los pobladores escucharon un mensaje que salía del perifoneo. Eran cerca de las 10 de la mañana pero muchos dudaban si lo que decía el sonido local sería cierto. Se les convocaba a la plaza pública para acompañar el regreso del que fue su presidente auxiliar y que durante 22 meses permaneció encarcelado. 

Consulta aquí la fotogalería del festejo

La duda de los pobladores estaba fundamentada. En más de una ocasión, en el pueblo se corrió el rumor de que Jairo Javier Montes Bautista sería liberado pero nunca había sido cierto. La noche misma del sábado varios habitantes se habrían ido a la cama con la incertidumbre. 

La liberación del exedil se dio alrededor de las 3 de la mañana del domingo 4 de septiembre, informó el propio Montes a diversos medios de comunicación a través de breves entrevistas telefónicas.

Emocionados por el regreso del que consideran “su presidente” los habitantes de la junta auxiliar comenzaron a congregarse en la presidencia auxiliar cuando el reloj marcaba las 2 de la tarde. 

Algunos llevaron un guiso, otros platos, alguien por ahí puso el agua y un grupo musical se aprestó a colocar la lona y el sonido para comenzar la fiesta. 

Montes Bautista llegó alrededor de las 15 horas. Fue recibido entre abrazos, lágrimas y porras, el confeti no se hizo esperar y aunque no llevaba un discurso previo se envalentonó y dirigió palabras de agradecimiento a su pueblo.  

Mientras la tarde y la lluvia caían, les recordó que gracias a ellos, él había sido electo como presidente auxiliar y que por ese compromiso y respeto había defendido la autonomía de las Juntas Auxiliares, mismas que desde 2014 cuando se aprobaron las reformas a Ley Orgánica Municipal habían perdido autonomía al ser órganos desconcentrados.

Después de permanecer casi dos años encerrado en el Cereso de San Miguel, Jairo Javier Montes, recordó que siempre había señalado ante su pueblo que si era necesario iría a prisión para defender la lucha:

“Él nos dijo que sigue firme, que se deben hacer valer los derechos de las comunidades y que a la gente de su pueblo le había pedido una oportunidad y su pueblo se la había dado y él ha sabido responder a todo ese afecto y esa confianza que su pueblo le ha dado a pesar de lo que había vivido…que él sigue pensando de esa manera y que no se arrepentía de nada de lo que había vivido. Nos dijo que no estaba preparado para un discurso y que quería que la gente festejara”, contó una persona de las que se congregaron en la presidencia auxiliar.  

Aplauden dignidad de Elia Tamayo

A Jairo Javier Montes le acompañaron los representantes de Cholula Viva Digna, Paul y Adán Xicale, así como Elia Tamayo, la madre del menor José Luis, el niño que perdió la vida tras ser herido con una goma de bala en el brutal desalojo del 9 de julio de 2014.

En su improvisado discurso, Montes Bautista, aplaudió y reconoció la dignidad de Elia Tamayo quien después de 2 años y múltiples ofrecimientos, no ha cesado en su búsqueda de justicia. 

Tras los aplausos, los activistas también aprovecharon el convite para reprobar la política represora con que se ha conducido el gobierno morenovallista.

“Siento mucho haberlos dejado”

El exalcalde reconoció que en la cárcel fue una “lección de vida muy grande” dijo, ahí conoció a sus amigos y que las dificultades lo hicieron más fuerte. “No tengo palabras  para describir lo que siento no solo por estar libre sino por verlos aquí reunidos, algunos sonriendo, otros no tanto”, bromeó Montes Bautista.

Vestido de mezclilla y con el micrófono en mano agregó “Y que se hayan reunido no por otra cosa sino por venir a esperarme, vale mucho para mí, de verdad aprecio mucho que hayan esperado horas en el sol, se mojaron y todo lo hayan hecho de improviso, fue algo espontáneo. También quiero pedirles una disculpa (sic) porque los emocionaron y les dijeron que ya estaba libre y estuvieron en la noche en el frio”.

En su discurso también les dijo a los pobladores que lamentaba no haber estado con ellos los últimos casi 2 años: “eso no debió haber pasado”.