Nuevamente la falta de planeación a corto y a mediano plazo evidencia a la administración morenovallista como una mala estratega al momento de redondear sus proyectos.  Ahora le toca el turno a la llamada Glorieta del Amor. La obra, incluida en el Nodo Vial Juárez-Serdán, prácticamente ha desaparecido del panorama. El nodo, licitado en 311 millones de pesos, terminó costando 334.9 millones, por lo que el sobrecosto fue de 83 millones.  La ruta vehicular se inauguró el pasado 11 de enero de 2015.

Más de una docena de trabajadores labora a marchas forzadas para sacar toneladas de tierra en un camión de volteo que regresarán al finalizar la ‘creación’ de los castillos para el parque lineal, según aseguran los empleados de las constructoras Proyecciones en Obra Civil y Carreteras Beta S.A. de C.V. y FATPAD Proyectos S.A. de C.V. Además también se incluirá un puente peatonal, han revelado.

El presupuesto destinado para el parque lineal es de 271.3 millones de pesos para una longitud de  sólo 4.6 kilómetros.

El nodo vial conecta directamente a los bulevares Hermanos Serdán, Norte y Atlixco, además a las calles 4 y 6 Poniente.

La reducción del nodo Juárez-Serdán se realizó a un carril en el sentido norte a sur. A lo largo de la ruta subterránea, más de tres trabajadores hondean banderas anaranjadas para pedir a los conductores reducir la velocidad.

Ese mediodía del pasado 11 de enero del 2015, el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas eufóricamente aseguró: “Hoy estamos dando cuenta que sí es posible transformar un estado; obras como ésta, pero también indicadores muy claros en educación, salud y en inversiones que han llegado al estado, nos dan cuenta que vamos por el camino correcto (…) Cuando  vemos los puentes de entrada a Puebla, el viaducto Zaragoza, el puente del Centenario y las pavimentaciones con concreto hidráulico, recordemos que hasta hace algunos años no existían. Es justo reconocer que vamos dando resultados y que la visión de largo plazo que ofrecimos en campaña se está consolidando con acciones concretas en estos cuatro años de mi administración”.

La presumida obra construida en siete meses se ha convertido en una víctima de la planeación morenovallista.

Falta de planeación 

El director de ingeniería Civil del ITESM, Alejandro Pérez Villaseñor, ponderó que los tiempos políticos impiden la buena planeación porque, dentro del presupuesto destinado, no se puede utilizar una parte de proyecciones para otro diferente.

Sí la administración estatal ya tenía proyectada la construcción de la ciclopista que terminó siendo un parque lineal, lo mejor hubiese sido que los recursos provinieran del sector privado para evitar el desgaste del concreto hidráulico.

Pero Pérez Villaseñor, destacó la intervención de la población y organizaciones civiles para modificar en tres ocasiones el proyecto original del morenovallismo.

“Un grupo de académicos y empresarios levantaron la voz para pedir una revisión del proyecto. El ayuntamiento revisó, se redujo el número de pasos elevados y el número de árboles que se iban a talar y también se hizo la promesa que los árboles retirados se iban a plantar en otro lugar”, detalló.

El académico destacó que el gran reto será ver si realmente se ocupa como un instrumento de movilidad. En ese sentido, destacó, que si los vecinos de las colonias tienen la  necesidad de usar la ruta lo harán.

Alejandro Pérez descartó que Galerías Serdán o alumnos de la Normal del Estado circulen cotidianamente por el parque líneal.