En el inicio de la semana, se registra una ola de ventas de activos de mayor riesgo a nivel internacional, lo cual afecta negativamente a la moneda mexicana.

El dólar spot alcanza máximos no vistos desde la votación a favor del Brexit, al intercambiarse en 19.08 unidades, situación que implica para el peso una depreciación de 0.95 por ciento, de acuerdo con cifras publicadas por Bloomberg en torno a las 9:40 de la mañana.

En operaciones matutinas, el tipo de cambio llegó a tocar un máximo en 19.1871 unidades, en el mercado de mayoreo.

En ventanilla bancaria el billete verde se vende en 19.35 unidades, por arriba de 19.18 reportado el viernes por Banamex.

Las monedas de naciones emergentes, incluido el peso mexicano, se ven sometidas a presiones de baja como respuesta la fortaleza del dólar en el mercado internacional, una ola de ventas en las principales plazas bursátiles del mundo.

Los precios del petróleo, que iniciaron la jornada en terreno bajista, recuperaban terreno.

El precio del West Texas Intermediate subía 0.68 por ciento a 46.23 dólares por barril, en tanto que el Brent avanza 0.7 por ciento a 48.33 dólares.

El billete verde avanza 0.89 por ciento frente a una canasta de seis divisas, básicamente por su demanda como un activo de refugio, dado que no hay datos económicos que puedan justificar hoy su apreciación.

En la sesión del lunes, el peso mexicano ocupa el segundo lugar como la moneda perteneciente a naciones emergentes con el peor desempeño. El primero y el tercer puesto corresponden a las de Corea del Sur y Chile con caídas de 1.19 y 0.82 por ciento, en cada caso.

Los participantes de los mercados también se muestran cautelosos, debido a los temores de un cambio en las políticas monetarias de los principales bancos centrales en el mundo.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, declaró la semana pasada que no había argumentos suficientes para aumentar los estímulos, lo cual fue como un ‘balde de agua fría’ para los participantes del mercado que, en buena parte, esperaban nuevos apoyos.

En la semana previa, las declaraciones de varios integrantes de la Reserva Federal se encargaron de mantener viva la posibilidad de un aumento en el costo del dinero.

Sin embargo, las declaraciones de algunos presidentes regionales de la Fed, no se ven ratificadas por las apuestas en el mercado de futuros, donde se negocian los fondos federales.

La probabilidad de un incremento en el costo del dinero para la reunión de la Fed del próximo 21 de septiembre son de solamente un 28 por ciento.

El próximo jueves, el Banco Central de Gran Bretaña dará su anuncio de política monetaria, en donde podría mantener a su tasa de referencia y a la compra de bonos sin ningún cambio.

El precio del dólar está dando una mala señal, al romper al alza una importante línea de defensa que tenía en las 19 unidades en el mercado de mayoreo, lo cual tiene que ser confirmado al cierre de la sesión.