Basado sólo en testimonios de siete mujeres, el Ministerio Público (MP) acusó a Gema por la muerte de la bebé Renata, la que supuestamente tiró, sin embargo ninguna presenció la caída.

Gracias al nuevo sistema penal acusatorio, en menos de una hora, el juez de control del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), fijó una medida cautelar de 300 mil pesos a la imputada de la muerte de la bebé Renata en una guardería.

Incluso familiares de la pequeña fallecida,  dudaron de la teoría del MP sobre que una caída le quitó la vida.

Gema, (de quien se reserva su nombre por ley) tenía a su cargo a la pequeña de un año seis meses de edad en aquel trágico 24 de agosto.

Resignada junto a su abogado, escuchó la acusación del Ministerio Público, de presuntamente haberla tirado, lo que supuestamente provocó su muerte.

Sin embargo no es escuchó su versión, luego de que se guardó su derecho a declarar, para evitar que fueran utilizadas sus palabras en su contra.

La trabajadora de la guardería Pequeños Triunfadores, según los testimonios, puso ser la causante de la muerte de la niña, por lo que se le acusó de homicidio culposo.

Los testimonios de sus compañeras y la dueña del inmueble, fue la mayor prueba que presentó el MP, sin presentar ni siquiera los informes de paramédicos.

Para el representante de la Fiscalía General del Estado (FGE), los testimonios fueron la medula espinal de su investigación, aunque ninguna presenció la supuesta caída que según le provocó que Renata se desnucara.

De este modo, ahora Gema, podrá mediar con los afectados, para por medio de un pago o cualquier otro modo de resarcir el daño, salga en libertad y termine el proceso.

Y es que el homicidio culposo no es causal de privación de la libertad, siempre que haya un acuerdo entre las partes.

 

Los testimonios a medias

En la audiencia fue relatado parte del día de la tragedia en la guardería Pequeños Triunfadores, en la que se especificó que Gema, pudo ser la causante.

Según las indagatorias, las acusaciones mayores se basan en testimonios de siete mujeres que trabajan en el plantel, sin embargo ninguna presenció la supuesta caída.

Sin la presencia de la mamá de Renata, solo con familiares cercanos, se inició la audiencia en las instalaciones del Centro de Justicia Penal, con Gema al lado de su abogado defensor, mientras que en la otra mesa la parte acusatoria, el equipo del MP.

Atentos escucharon como el Ministerio Público, relató parte del 24 de agosto, fecha en que perdió la vida la bebé.

En el relató se señaló que alrededor de las 13 horas de aquel día, Gema al encontrarse en el salón de trabajo, solicitó el apoyo a sus compañeras.

Así fueron llegando una por una (quienes fueron nombradas) y todas coincidieron en señalar que encontraron a Gema, hincada brindando los primeros auxilios y respiración boca a boca.

Según unos testimonios, la bebé ya no tenía pulso, y ya se le apreciaba un color morado. Al no reanimarse llamaron al 066, sin especificar tiempos.

El MP, indicó sin dar detalles de tiempos o que unidades llegaron, que los paramédicos también realizaron trabajo sin conseguir la reanimación.

Posteriormente también sin detalle solo dijo que la necropsia realizada por el Servicio Médico Forense, reveló la lesión, la que supone fue producto de una caída, sin mayores pruebas.

Luego de acusarla de homicidio culposo, Gema, luego de una recomendación de su abogado, se reservó el derecho a declarar y se acogió a las 72 horas para presentar pruebas o alegatos que fenece el 15 de septiembre a las 11 horas.

De este modo, el juez de control, al no poder vincularla a proceso, suspendió la audiencia, la que se tendrá que reanudar el 14 de septiembre a las 13 horas.

Luego de las citaciones, otorgó la medida cautelar de un pago de 300 mil pesos como garantía, para evitar una sustracción, además de que cada 15 días tendrá que presentarse a firmar, mientras dure el proceso.

Asimismo, Gema no puede acercarse a las direcciones de la guardería, ni a la de la víctima.

Sin embargo, el proceso puede terminar mucho antes, si llegan a arreglarse las partes, con una indemnización para resarcir el daño causado, a lo que los invitó el juez como  solución alterna.

 

Por la verdad

A la salida de la audiencia, Noel Castellanos, primo de la bebé Renata, señaló que la decisión de llegar a una solución alterna es solo de su tía, la que se evaluará, al dudar de la teoría de la caída.

 


 

Creo que fue un accidente, pero no una caída, porque creo que la niña hubiera presentado más golpes, pero no presentaba moretones, pero nada más, advirtió.

En tanto, señaló que como deudos, lo único que quieren es que se llegue a la verdad en el caso.

Por lo que está pasando en este momento, no vino, fue su deseo no estar presente en la audiencia, es algo que se le tiene que comentar a ella, dijo.

Indicó que garantía que impuso la fiscalía es secundaria, para que la maestra no se sustraiga de la justicia.

Nosotros no estamos buscando eso, nosotros queremos saber que paso, el tema económico no nos interesa, queremos respuestas, aseveró.

A un mes no tenemos respuestas claras, no hay un detenido, solo la imputada, realmente queremos agilidad, rapidez al caso. Se resolvieron lo de los policías y nosotros llevamos casi un mes sin respuesta, insistió.

 

Lo que no se dijo

En la audieicnai ni siquiera se contempló la posibilidad de un caso de negligencia de los paramédicos, como causa de la muerte de Renata, en una estancia.

Tampoco se dijo que la bebé Renata de un año 6 meses de edad, fue tratada de ser reanimada por paramédicos cerca de dos horas.

Sin embargo, el reporte oficial de los especialistas en emergencias -en poder de este medio-, apenas marcan que la atendieron por 25 minutos, lo que no concuerda con los testimonios.

Asimismo, el primer reporte que le dieron a los familiares de la niña, fue que había broncoaspirado, sin embargo, el resultado de la necropsia del Sistema Médico Forense (Semefo) arroja que murió desnucada.

Especialistas pediatras consultados, afirman por el tipo de lesión que arrojó la necropsia, en la gran mayoría de los casos la muerte es súbita.

Cuando los paramédicos trataron a la niña, obviamente no pudo tener la lesión que la llevó a la muerte, por lo que trataron de reanimarla e incluso la intubaron e inyectaron soluciones.

Los primeros en llegar fueron elementos de la Cruz Roja, quienes al carecer de equipo sofisticado de reanimación, tuvieron que esperar a una ambulancia del SUMA, no sin antes iniciar las maniobras.

Una vez que llegaron los paramédicos de la dependencia de la Secretaría de Salud, continuaron el tratamiento, el que fue desde las maniobras RCP, hasta intubación y aplicaciones de medicamentos intravenosa, según testimonios y reportes.

Incluso uno de los paramédicos del SUMA, le manifestó a los familiares, que se trataba de un caso de broncoaspiración.

Según el reporte de SUMA firmado por Daniel Olea, en poder de este medio, la niña tenía un estado neurológico Glasgow 3.

Paramédicos consultados, señalaron que esto significa su grado de conciencia, 15 el más alto y en este caso 3 puntos apenas, lo que por lo general ya no es tratado al haber posible muerte cerebral.