Los cohetes procedentes de otras latitudes, al contener pólvora y químicos, se convierten en armas letales para las personas en un diámetro de 25 metros a la redonda. La demostración realizada por efectivos de Protección Civil Municipal evidenció el peligro de Vampiros Negros, Diablos y Vacas. La alcaldía ha reportado un incremento en accidentes entre el 30 y 40 por ciento en los últimos cinco años, en donde las personas afectadas han sufrido alguna mutilación o han presentado quemaduras del segundo al tercer grado.

 


 

En un terreno aledaño a las instalaciones de Capufe, personal de PCM detonó varios artefactos explosivos que desintegraron una sandía, patas de pollo y piedras. Además, los cohetes causaron una perforación, de entre 30 y 40 centímetros de diámetro, en una lámina gruesa.

Consulta la fotogalería

Los explosivos provenientes del extranjero no se comparan con los realizados por los artesanos mexicanos, por la intensidad de sus ondas expansivas.

Es en los mercados Morelos y 5 de Mayo y en las unidades habitacionales San Aparicio,  San Pedro y La Margarita, donde más se localiza la venta de estos artefactos de procedencia ilegal. Además, en las calles 8 y 10 Poniente del centro histórico también se ha manifestado la comercialización clandestina.

Pablo Rosas Martínez, encargado del Departamento de Auxilio de la Dirección de Protección Civil municipal, destacó que la población debe convertirse en el mejor agente de seguridad de su familia al denunciar los puntos donde observe la venta ilegal de los Diablos, Vacas y Vampiros Negros. Los números 066 y el 911 de emergencia municipal, son las líneas telefónicas donde se puede hacer la denuncia, si se prefiere puede ser anónima.

"Esta es una demostración con el fin de hacer conciencia, sobre todo en los padres, para que no se compren  este tipo de productos, estamos hablando de que, actualmente y en un histórico de cinco años, hemos tenido un aumento de quemaduras y atenciones de personas quemadas por cohetes", precisó.

Los costos en hospitales por quemaduras, detalló, pueden ser del orden del medio millón de pesos, sin tomar en cuenta las secuelas físicas que los afectados llegan a tener.

“El registro que nosotros tenemos es que son niños de 5 a 14 años los más afectados por los daños provocados por esos cohetes. Siempre las afectaciones son mayores en los brazos, manos y cara, pero también existen varios casos de niños que van de los cero años a los cuatro", dijo.

Rosas Martínez detalló que los accidentes derivan porque los usuarios no conocen que las  explosiones de sus cohetes alcanzan los 25 metros de diámetro, con consecuencias fatales en la mayoría de los casos.

 


 

Hasta el momento, se han incautado 70 kilogramos de ese tipo de pirotecnia que “seguramente” se incrementará  hasta una tonelada, como ocurrió al cierre de las fiestas patrias del 2015.

Operativos

La serie de operativos para evitar la venta ilegal de esos cohetes se redoblará en los mercados Morelos y 5 de Mayo, en las unidades habitacionales San Aparicio,  San Pedro y La Margarita, así como en las calles del centro histórico.

El titular del Departamento de Auxilio de la Dirección de Protección Civil destacó que los rondines se ampliarán posteriores a las fiestas patrias para reducir a lo mínimo la venta ilegal de los productos provenientes del extranjero.

Pablo Rosas destacó que el primer cuadro de la ciudad, durante el próximo 15 de septiembre, será celosamente cuidado para evitar se ponga en peligro a la multitud que acostumbra ingresar al zócalo a rememorar el grito independentista.