Debido al incumplimiento de gotas de operación, las dos líneas de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) han fracasado, con millonarias deudas, juicios en su contra y apenas el 40 por ciento de su parque vehicular circulando,

Así lo aseguraron, integrantes del Consejo de Administración de Articulados de Puebla (Sapi), quienes durante rueda de prensa, presentaron documentos que acreditan del fracaso.

Incluso, aseguraron que el gobierno incumplió con las reglas de operación, y a pesar de ello fueron obligados habilitar la Línea 1 que corre de Cuautlancingo a Chachapa.

El presidente del Consejo, Juan Cervantes Hernández y el asesor financiero Roberto Camilo Vázquez Vázquez, coincidieron en señalar que en su momento fueron presionados para echar a andar la Línea 1, cuando el gobierno no había cumplido con los requerimientos.

Informó Juan Cervantes que existe una deuda superior a los 40 millones de pesos a los 192 socios concesionarios, que operan 119 vehículos, de los cuales 40 por ciento está en reparación por falta de recursos.

Por lo tanto, acusaron directamente al ex secretario de Transporte, Bernardo Huerta Couttolenc, y al subsecretario Carlos Manuel Zurita, de la crisis que enfrentan, no sólo ellos como ex concesionarios, sino la misma RUTA.

Cervantes Hernández, aseguró que  la primera troncal no está en venta, porque la concesión de la operatividad obtenida no puede ser reasignada como marca la Ley.

El ex concesionario reveló que algunos vehículos de la primera troncal son utilizados para completar la Línea 2 de la RUTA, desde hace varios meses, ante la falta de unidades, la mayoría de ellas en mal estado.

Roberto Camilo Vázquez, informó que la finalidad era movilizar a 121 mil pasajeros al día, lo cual recaudaría un monto de 279 millones de pesos de ingresos anuales.

A dos años de la puesta en marcha de la Línea 1,  la operatividad fue un fracaso, se demuestra que no son los transportistas los incompetentes, sino las autoridades que incumplieron con las reglas de operación y ahora proponen solucionar el problema con la privatización del metrobús.

Aclaró que no son los transportistas los causantes de la crisis que afronta el sistema de transporte público, porque nosotros jamás hemos estado a cargo de la administración del corredor, sino solo de los camiones.

A dichos recursos se le restarían los gastos de operación de la Línea 1, por lo. Que quedaría un remanente de 33 millones que serían repartidos entre los concesionarios.

Pero no se les cumplió y acusó que al no cumplirse la meta, desde hace dos años no les han pagado un solo peso, por lo que han interpuesto las denuncias correspondientes.

Detalló que los funcionarios encargados del diseño, planeación y puesta en marcha de la primera troncal le mintieron al gobernador Rafael Moreno Valle, en el tema de la posible venta de la troncal.

Sostuvieron que no hace falta traer a transportistas foráneas, pues lo que se necesita es una mesa de diálogo para solucionar sus demandas.

Actualmente, indicó que quienes conforman el transporte masivo de la RUTA 1 son los Concesionarios Operador de Autobuses, que proporcionan vehículos en perfecto estado mecánico y de limpieza, además de los operadores capacitados y uniformados; así como los Concesionarios Operador de Prepago (sistema de cobro con tarjetas), Fideicomiso Bancario, responsable de recaudar y repartir el dinero según el Comité Técnico; y la Secretaría de Transporte, que administra y coordina todas las tareas del corredor a través de Carreteras de Cuota Puebla.

Asimismo relató que la línea uno del metrobús no estaba listo para iniciar operaciones, pero por quedar bien arrancó sin tener la Estructura de Operación Completamente Instalada, y eso lo llevó al fracaso.

De este modo presentó documentación de los oficios entregados a la Secretaría de Transporte que no contaban con todas los requisitos para habilitar la primera troncal.

Detalló que el anterior Consejo de Administración de manera irresponsable le dio miedo hacer la aclaración y defender a la empresa.

Y es que aseguró que el gobierno incumplió dos de los cinco requisitos indispensables para echar a andar la Línea 1 del metrobús, como es el sistema de cobro electrónico y las estrictas reglas de operación.

Como ejemplo de buen funcionamiento de los transportes masivos en el mundo citó el Mexibus, en Estado de México, Macrobus, Optibus, Tuzobus, y Transmilenio en Colombia.