En el acto, Peña Nieto pasó lista de honor a los héroes del Heroico Colegio Militar de 1847, Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Vicente Suárez, Fernando Montes de Oca y Francisco Márquez, y de 1914 de la Heroica Escuela Naval Militar, José Azueta y Virgilio Uribe.

En la conmemoración donde la bandera ondeó a media asta, el mandatario entregó espadines a cadetes de ese plantel militar, quienes se han destacado por su responsabilidad y compromiso en el ejercicio del mando.

En un discurso, el cadete, Emanuel Torres Camacho llamó a sus compañeros a no claudicar ante los desafíos que se nos presenten y a enfrentarlos con firmeza y decisión, y apuntó que la educación es la mejor herramienta para desarrollar las habilidades y capacidades.

Dijo que el ejemplo de los héroes que ofrendaron su vida sigue vivo en las aulas del Heroico Colegio Militar, donde se forjan con sólidos valores institucionales, y donde abrazan la carrera de las armas, como mexicanos con anhelos y esperanzas.

Después, acompañado por los presidentes de las mesas directivas de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños Aguilar, y de Senadores, Pablo Escudero Morales, así como el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, montó guardia de honor y depositó una ofrenda floral al pie del Altar a la Patria.

También asistieron, los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda; de Marina, Vidal Soberón Sanz; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, así como la procuradora General de la República, Arely Gómez.

Al término de la ceremonia se dispararon salvas de fusilería en honor a los Niños Héroes y se interpretó el toque militar de silencio.