Nadie vio, ni hay pruebas de que hubiera una caída de la bebé Renata, pero sí de flemas y hasta sangre en su boca.

En las 208 fojas que integran la carpeta de investigación de la muerte de la niña en la guardería “Pequeños Triunfadores”, en ninguna parte se habla de una caída.

Tampoco en la indagatoria se hace referencia, ni investigó la procedencia de un moretón, producto de un golpe varios días atrás, que presentaba en la frente, según se encontró en la necropsia.

Incluso, ninguno de los testigos refieren alguna caída, ni alguna de las pruebas periciales hace referencia de algún golpe.

La declaración de la encargada Gemma es clara, la pequeña descansaba en una colchoneta colocada en el suelo y ya no despertó de su siesta, por lo que trató de reanimarla.

Así consta en el expediente 2519/2016/zona centro, en poder de Intolerancia Diario. Hoy Gemma es investigada por el delito de homicidio culposo y deberá pagar 300 mil pesos como medida precautoria para evitar se sustraiga de la justicia.

“Mientras que llegaba la ambulancia, yo le practiqué los primeros auxilios, manifestando que en ningún momento quise dejarla sola hasta que llegara la ambulancia”, declaró Gemma a las autoridades.

La indagatoria

En la investigación ni siquiera fueron llamados uno o algunos de los paramédicos, a pesar de que también manipularon el cuerpo de la menor, por cerca de dos horas, según testigos.

El expediente 2519/2016/zona centro, en poder de este medio, revela la declaración de Gema, la ahora imputada por la menor, quien relató ante autoridades cómo la pequeña ya no despertó de una siesta, la que tomaba diario en una colchoneta en el suelo, por lo que podría descartarse una caída.

Incluso minutos antes de dormirse, maestras la vieron muy normal, según señalaron en sus declaraciones ante las autoridades.

Sin embargo, a pesar de que no hay referencias o pruebas de alguna caída, el Ministerio Público, en la audiencia realizada este lunes ante el juez de control, acusó que la bebé se le cayó a la encargada Gema.

En los documentos oficiales, se detallan los fuertes momentos que vivió el personal, desde que se trató de reanimar a la menor, hasta que llegaron los paramédicos.

Este miércoles 14 de septiembre se reanudará la audiencia ante el juez de control, donde se determinará el futuro de la imputada Gemma, la encargada de cuidarla.

El relato

El único relato de los hechos de parte de la imputada de la muerte, Gemma, fue ante autoridades apenas minutos después del deceso, en el cual informa de los últimos minutos de vida de Renata:

Inicia señalando que a las 12.50 horas del 24 de agosto, uno de los compañeros de Renata la despertó y empezó a llorar, por lo que retiró al pequeño de la niña, poniéndolo en una periquera y así la bebé se volvió a dormir.

“Siendo las 13 horas empiezó a despertar a los niños que se encontraban dormidos, ya que algunos ya estaban despiertos y en ese momento me doy cuenta que la bebé Renata no despertaba a los movimientos que yo le hacía”, consta en la declaración.

“Me asusté y salí a pedir apoyo a la maestra de tercero diciéndole que bajara a pedir una ambulancia, ya que Renata no despertaba”.

“Mientras que llegaba la ambulancia, yo le practiqué los primeros auxilios, manifestando que en ningún momento quise dejarla sola hasta que llegara la ambulancia”.

“Minutos después llegó la Cruz Roja, por lo que me pidieron que me retirara del cuarto y ellos realizar maniobras de recuperación”, señaló Gema a autoridades.

“Cabe mencionar que Renata presentaba síntomas de gripe y flemas desde hace varios días y que tenía fluido nasal, lo cual ya se le había hecho de conocimiento a la mamá”, afirmó al final de la declaración.

Otros testimonios

Por su parte, Ana Laura, dueña de la guardería, relata que aquel día estaba en una tienda comprando comida para el otro día, donde fue alcanzada por una de las empleadas para decirle que la niña no despertaba.

Afirma que la maestra Gemma le dijo que presentaba flemas. “Al llegar a donde estaba la niña, me di cuenta de que a un costado de su carita había como flemas”, insistió en su declaración ante autoridades.

En su declaración ante autoridades, Noel Castellanos, primo de la bebé, hace notar el tiempo que estuvieron los paramédicos tratando de reanimarla.

“Junto a ella se encontraban paramédicos realizando labores de reanimación, a lo que escuché que uno de los paramédicos mencionó que tenían más de una hora realizando labores de reanimación”, señaló a las autoridades.

“Paramédicos movieron a la menor de la colchoneta al piso, es decir ellos lo manipularon, al tiempo que se presentaron también paramédicos del SUMA Y de protección civil”, señala también una de las maestras de la guardería.

En los demás testimonios, las seis maestras, incluyendo a la directora, coinciden en señalar que encontraron a Gema, dando primeros auxilios junto a otra trabajadora.

Refieren que la bebé estaba recostada en la colchoneta donde duermen la siesta diariamente los pequeños de la guardería, donde incluso los testimonios, señalan haberla visto muy bien antes que se durmiera.

El dictamen

En el dictamen de la necropsia del Servicio Médico Forense (Semefo), se señalan por lo menos 14 venopunsiones, que podría indicar que se le administraron medicamentos por distintas partes del cuerpo, desde brazos hasta talones.

“Cervicales con luxación completa de atlas, observándose separación completa entre el atlas y la base del cráneo con infltracion hemática a nivel del agujero magno, lumbares, dorsales, y sacrococcigeas: sin lesiones oseas”, señala el documento de Semefo integrado a la carpeta de investigación

“Causa de la muerte: Choque neurogenico secundario a luxación occipitoatloidea”, determina el dictamen.

Pero también se hace referencia a un moretón de varios días, que presentaba la niña en la frente, según se encontró en la necropsia:

“Escoriación de forma irregular de 0.5X0.2 con costra hemática seca con hematoma subgaleal de forma irregular de 1.5X