El próximo 26 de septiembre se resolverá el juicio de extradición a Estados Unidos sobre Joaquín El Chapo Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa, informó su abogado Andrés Granados.

Precisó que se llevará a cabo la audiencia constitucional de El Chapo, y ahí se va a ver que determina el Juez, ahí nos va a decir si se va a no se va (extraditado a Estados Unidos) y aun así, todavía tendríamos nosotros la oportunidad de solicitar la revisión de los amparos.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, Granados afirmó que a las 10:40 horas del 26 de septiembre, en el Juzgado Décimo Tercero de la Ciudad de México se llevarán a cabo las dos audiencias constitucionales de los dos amparos, uno solicitado por la Corte de Texas y otro por la Corte de California, que existen contra la extradición de Joaquín Guzmán Loera.

Dijo que a pesar de que el acuerdo será manifestado al otro día, ese día sí se puede saber y en caso de que la decisión del Juez fuera extraditar a Joaquín Guzmán Loera, les queda el recurso de la revisión de los amparos ante un Tribunal Colegiado, por lo que no se iría ni el 26 ni el 27 de septiembre de México, pero no sabemos si lo van a manejar políticamente porque de este gobierno podemos esperar todo y para mejorar su imagen, pero esperamos que la Suprema Corte de Justicia atraiga el caso.

Además de que es voluntad de Joaquín Guzmán Loera seguir dando la pelea para que no sea extraditado a Estados Unidos.

La revisión ante un Tribunal Colegiado tardaría de un mes y medio a tres meses, todo depende de la situación del trabajo que exista y tienen que revisar muy bien la situación por tratarse de Joaquín Guzmán Loera.

A pregunta expresa de si ampara la justicia a Joaquín Guzmán Loera, ya no habría manera que la parte que lo quiere llevar a Estados Unidos pueda tener un argumento de insistencia ante los Juzgados, Granados, resaltó que ahí pararía la situación, pero por otras cuestiones políticas, que haya intereses por el gobierno americano, puede seguir presionando al gobierno mexicano de que se lo envíen y tal vez buscarían otras solicitudes de extradición que aparecen en Estados Unidos.

Por otro lado, reiteró que El Chapo Guzmán está mal, está aislado, no sale al patio como los demás internos, no puede hablar con nadie, su visita conyugal es cada 15 días y con sus abogados es una vez a la semana, además de que están esperando que sea regresado al Altiplano.