El Congreso del Estado aprobó el paquete de reformas para erradicar la violencia de género en Puebla ampliando la pena para quienes cometan violencia intrafamiliar ya que pueden enfrentar hasta por ocho años, y dejaron fuera el tema de violencia obstétrica.

Durante la sesión extraordinaria los diputados también votaron a favor de los cinco integrantes del Consejo Consultivo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla, además del retiro definitivo de la licencia de conducir al conductor que en estado de ebriedad cause la muerte de una persona.

Los diputados aprobaron reformas al Código Penal, Ley del Centro Estatal de Mediación, Ley para el Acceso a las mujeres a una vida libre de violencia, así como al código de procedimientos civiles para cumplir con las recomendaciones de la Comisión Nacional contra la violencia a las mujeres (Conavim).

En la reforma al código penal se prevé que tienen derecho a la reparación del daño las víctimas directas e indirectas; la reparación del daño debe ser integral (atención física, médica, emocional y psicológica) y se homologa a los estándares nacionales e internacionales.

En las reformas al código penal no procede el perdón de la víctima en caso de violencia intrafamiliar y, además, este delito se perseguirá de oficio.

A quien cometa el delito de violencia intrafamiliar  se le impondrán de dos a ocho años de prisión y multa de 50 a 150 días de salario.

Para la Ley de Mediación no procederá la misma en caso de violencia de género, mientras que en la Ley para el Acceso a las Mujeres a una vida Libre de Violencia, las órdenes de protección deberán expedirse de manera inmediata dentro de las 8 horas siguientes al conocimiento de los hechos que las generen, tendrán temporalidad no mayor a 72 horas. Y se dictaminarán de forma sucesiva mientras prevalezcan las condiciones de riesgo que las originaron.

En las reformas al Código de Procedimientos Civiles, las reformas señalan que en caso de que el salario o ingresos del deudor alimentario no sean comprobables, el juez de lo familiar deberá resolver con base en su nivel de vida y capacidad económica en los últimos dos años.

Omiten violencia obstétrica

Los legisladores omitieron reformar el Artículo 239 de la Ley para el Acceso a las Mujeres a una vida libre de Violencia, referente a la violencia obstétrica, mismo que establecía en la iniciativa.

“VI. Omita la atención oportuna y eficaz de las emergencias obstétricas y en consecuencia denigre, dañe, o cause la muerte a la mujer durante el embarazo, parto o puerperio;

VII. Realice una atención médica durante el embarazo, parto o puerperio que por descuido conlleve un trato deshumanizado, en un abuso de medicación y que arroje como consecuencia una patología en el desarrollo físico del producto o de la mujer;

VIII. Practique sin consentimiento de la víctima, el parto vía cesárea, existiendo condiciones para el parto natural;
 
IX. Medique o aplique métodos anticonceptivos no permanentes, sin que medie el consentimiento voluntario, expreso e informado del o la paciente; u

X. Obstaculice sin causa médica justificada el apego precoz del niño o niña con su madre, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente después de nacer.

Aprueban al consejo consultivo

En la sesión el Congreso del Estado nombró a Catalina Aguilar Oropeza, Adelita de Jesús Murillo Chejín, Georgina Ruiz Toledo, Mariana Wenzel González y Alfredo Perea Huerta, como integrantes del Consejo Consultivo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla.

El trabajo honorífico que lleva a cabo el Consejo Consultivo tiene como atribución, el establecer los lineamientos generales de actuación del organismo autónomo.

El Consejo Consultivo es la representación que tiene la sociedad al interior de la CDH Puebla; con ello, se fortalece su desempeño en la protección, respeto, promoción y difusión de los Derechos Humanos.

Sanciones a ebrios

Por unanimidad los diputados aprobaron la modificación al artículo 85 bis del Código Penal del Estado de Puebla para retirar de manera definitiva la licencia de conducir a quien conduciendo en estado de ebriedad genere un accidente donde se presente la pérdida de vidas humanas.

El promovente de la reforma, Sergio Salomón dijo que fue unánime el apoyo que se dio a la iniciativa a fin de reducir los accidentes fatales que se generan a causa del consumo de alcohol.