Con la advertencia de que no habrá ningún acuerdo, en los tribunales sigue en suspenso el caso de la muerte de la bebé Renata, al diferirse la audiencia para este jueves.

La advertencia provino de Noel Castellanos a nombre de su familia, quien  es primo de la pequeña fallecida hace tres semanas en la guardería “Pequeños Triunfadores”.

 


 

A la salida de la audiencia, fue tajante al advertir que no irán por una medida alterna de solución como lo marca la ley, que podría ser un acuerdo económico entre la imputada y la madre.

De este modo, advirtió que continuarán hasta que se sepan con certeza qué mató a la pequeña de 1 año seis meses de edad, lo que aún está turbio.

Hasta el momento, basado sólo en testimonios de siete mujeres, el Ministerio Público (MP) acusó a Gemma por la muerte Renata, quien supuestamente tiró a la menor, sin embargo, ninguna de las testigos presenció la caída.

El juez de control del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), fijó una medida cautelar de 300 mil pesos a la imputada de la muerte de la bebé Renata en una guardería.

Gemma (de quien se reserva su nombre por ley) tenía a su cargo a la pequeña de un año seis meses de edad, el 24 de agosto.

La trabajadora de la guardería Pequeños Triunfadores, según los testimonios, pudo ser la causante de la muerte de la niña, por lo que el MP la acusó de homicidio culposo.

Aunque Gemma podría mediar con los afectados para que, por medio de un pago o cualquier otro modo de resarcir el daño, salga en libertad y termine el proceso, estos no aceptaron.

Y es que el homicidio culposo no es causal de privación de la libertad, siempre que haya un acuerdo entre las partes.

Un día más

Este miércoles, como estaba ordenado por el juez de control, se reanudó la audiencia a las 13 horas.

Sin embargo, al lugar llegó la imputada Gemma, acompañada de dos abogados, en sustitución de su defensa que tuvo en la comparecencia anterior, apenas dos días antes.

Debido a esta situación, el juez de control, al tomar conocimiento de cambio de defensa, les preguntó a los nuevos abogados si estaban lo suficientemente preparados en el caso.

La respuesta fue que tenían aún que corroborar o cotejar si su carpeta de investigación o datos, son los mismos que presentó o tiene el Ministerio Público.

Además, no tenían en su poder, ni habían visto los videos de la primera parte de la audiencia del 12 de septiembre, por lo cual los solicitaron, lo que el juez aprobó.

De este modo, y para garantizar que la imputada Gemma tuviera una buena defensa, el juez de control difirió la misma para este 15 de septiembre a las 9 de la mañana.

Y es que cabe destacar que a las 11 de la mañana se vence el plazo de las 72 horas que solicitó Gemma para que se le dicte su situación legal, sea o no vinculada a proceso en el nuevo sistema de justicia penal, anteriormente llamado auto de formal prisión.

No a la mediación

En entrevista a la salida de la audiencia, Noel Castellanos, fue tajante y aseveró que no habrá un acuerdo o salida alterna en el caso.

“Hablamos con la mamá de la niña, no habrá ningún tipo de acuerdo, no habrá negociación, hasta en tanto se sepa que es lo que hizo la maestra (Gemma) con la niña”, señaló a la prensa.

“Primero queremos esa respuesta y después vamos a hablar de lo secundario, mientras tanto no habrá ningún acuerdo, no habrá ninguna negociación”, aseveró.

En defensa

Al lugar acudieron algunas madres de familia que llevan a sus hijos a la guardería Pequeños Triunfadores, la que permanece cerrada desde el día trágico, donde corroboraron en entrevista que la niña ya llevaba un golpe en la cabeza.

Pidieron a las autoridades que la estancia se reabra, ya que no han tenido ningún problema, e incluso defendieron el trabajo de Gemma.

Aseveraron que los niños están pasando malos momentos por mantenerse cerrada la escuela.

-¿Ustedes conocían a la maestra Gemma?

-Si- señalaron asentando la cabeza las dos madres de familia.

-¿Cómo trabajaba?

-Muy bien, ella fue la maestra de mi niña en segundo de maternal y excelente, mentiría si yo dijera que fue algo malo (…) Nosotros entendemos el dolor de la mamá (..)”.

Investigación con dudas

Basado en la carpeta de investigación, este reportero reveló este miércoles que nadie vio, ni hay pruebas de que hubiera una caída de la bebé Renata, pero sí de flemas y hasta de sangre en su boca.

En las 208 fojas que integran la carpeta de investigación de la muerte de la niña en la guardería “Pequeños Triunfadores” en ninguna parte se habla de una caída.

Tampoco en la indagatoria se hace referencia, ni investigó la procedencia de un moretón, producto de un golpe varios días atrás, que presentaba en la frente, según se encontró en la necropsia.

En la investigación ni siquiera fueron llamados uno o algunos de los paramédicos, a pesar de que también manipularon el cuerpo de la menor, por cerca de dos horas, según testigos.

El expediente 2519/2016/zona centro, en poder de este medio, revela la declaración de Gemma, la ahora imputada por la menor, quien relató ante autoridades que la pequeña ya no despertó de una siesta.

La menor, según los testimonios, ya no despertó de su siesta, la que tomaba diario en una colchoneta en el suelo, por lo que podría descartarse una caída.

Incluso, minutos antes de dormirse, maestras la vieron muy normal, según señalaron en sus declaraciones ante las autoridades.

Sin embargo, a pesar de que no hay referencias o pruebas de alguna caída, el Ministerio Público, en la audiencia realizada este lunes ante el juez de control, acusó que la bebé se le cayó a la encargada.

El relato

El único relato de los hechos de parte de la imputada de la muerte, Gema, fue ante autoridades apenas minutos después del deceso, en el cual informa de los últimos minutos de vida de Renata:

Inicia señalando que a las 12.50 horas del 24 de agosto, uno de los compañeros de Renata la despertó y empezó a llorar la niña, por lo que retiró al pequeño de la niña, poniéndolo en una periquera y así la bebé se volvió a dormir.

“Siendo las 13 horas empiezo a despertar a los niños que se encontraban dormidos, ya que algunos ya estaban despiertos y en ese momento me doy cuenta que la bebé Renata no despertaba a los movimientos que yo le hacía”, consta en la declaración.

“Me asusté y salí a pedir apoyo a la maestra de tercero diciéndole que bajara a pedir una ambulancia, ya que Renata no despertaba”.

“Mientras que llegaba la ambulancia, yo le practiqué los primeros auxilios, manifestando que en ningún momento quise dejarla sola hasta que llegara la ambulancia”.

“Minutos después llegó la Cruz Roja, por lo que me pidieron que me retirara del cuarto y ellos realizar maniobras de recuperación”, señaló Gema a autoridades.

“Cabe mencionar que Renata presentaba síntomas de gripe y flemas desde hace varios días y que tenía fluido nasal, lo cual ya se le había hecho de conocimiento a la mamá”, afirmó al final de la declaración.