Un menor de 14 años identificado como Erik Castro falleció ese jueves 15 de septiembre luego de que explotara una vivienda en la que se almacenaba y comercializaba combustible presuntamente robado, en la comunidad de San Martín Ojo de Agua, perteneciente al municipio de Chalchicomula de Sesma.

Algunas versiones señalan que el menor de edad –cuyo cuerpo quedó calcinado-, se encontraba en la casa de visita; otras señalan que Erik estaba en condición de calle, tocó a la puerta para pedir ropa o comida cuando se produjo el estallido. 

Alrededor de las 15:45 una mujer preparaba la comida cuando el gas acumulado provocó el estallido de al menos dos contenedores de combustible provocando el incendio en el que murió el menor y se combustionaron todos los bienes de la familia. 

En el sitio se encontraron 4 toneles con capacidad de 200 litros, por lo que los cuerpos de emergencia tardaron algunas horas en apagar el incendio.

Los habitantes del lugar huyeron después del incidente, por lo que no hubo detenidos.

Trascendió que el lugar ya había sido reportado por los vecinos, sin embargo, las autoridades no habían atendido las denuncias sobre la vivienda que se ubicaba a 7 kilómetros de Ciudad Serdán.