Con saldo blanco, ciudadanos de Atlixco disfrutaron de la Cabalgata 2016; con la participación de 600 jinetes, que desfilaron por las principales calles del centro y sin ningún incidente.

José Luis Galeazzi Berra, presidente Municipal de Atlixco, entregó la bandera a la Asociación Regional de Charros y destacó que el motivo de realizar dicha cabalgata fue para recordar y conmemorar los hechos históricos de la independencia y perpetuar la proeza que en el año de 1810 hiciera Don Ignacio Pérez, enviado Doña Josefa Ortiz de Domínguez, para dar aviso de que la conspiración independentista había sido descubierta.

Voy hacer entrega de nuestra bandera nacional a la Asociación Regional de Charros de Atlixco y a todo el pelotón de charros y jinetes que nos acompañan”, señaló.

Posterior al acto cívico, iniciaron la cabalgata donde el alcalde Galeazzi Berra se sumó a los poco más de 600 jinetes engalanados con sus trajes de charros y las mujeres escaramuzas vestidas con trajes típicos que montados en caballos y carros alegóricos deleitaron a los miles de atlixquenses que se dieron cita por el centro de la ciudad, como parte de las actividades de fiestas patrias

Jinetes de distintas comunidades como Nexatengo, San Félix Hidalgo, Tejaluca, Axocopan, Tehuixpango, La Revolución y muchos más adornaron el desfile, que a pesar de la lluvia previa al inicio de la cabalgata, no apagó los ánimos de los participantes, ni de los asistentes, el resultado fue de saldo blanco y sin incidentes considerables.

En este evento también estuvieron presentes Elvia Siliceo de Galeazzi, presidenta del DIF Municipal; Jorge Gutiérrez Ramos, síndico Municipal; Manuel Ayestarán Nava, regidor de Obras y Servicios Públicos de Calidad; Francisco Torres Montiel, director general de Desarrollo Humano y Económico con Inclusión Social.

La algarabía
Jinetes de distintas comunidades como Nexatengo, San Félix Hidalgo, Tejaluca, Axocopan, Tehuixpango, La Revolución y muchos más adornaron este desfile, que a pesar de la lluvia que se dejó caer previo al inicio de la cabalgata, no apagó los ánimos de los participantes, ni de los asistentes.