El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, culpó ayer de la muerte de estadunidenses, atacados por inmigrantes indocumentados, a las políticas del gobierno de Estados Unidos para mantener las fronteras abiertas.

Nuestra nación no debe de aceptar la pérdida de ni una sola vida estadunidense porque nuestro gobierno ha fallado y no ha hecho cumplir las leyes, clamó Trump en un acto de campaña, ante cientos de personas en Houston, Texas.

El empresario participó en un acto en The Remembrance Project (El Proyecto de la Memoria), una organización no gubernamental que trata de llamar la atención sobre las personas asesinadas por inmigrantes indocumentados y pide endurecer las políticas migratorias.

Ni una vida estadunidense más debe de ser abandonada en nombre de las fronteras abiertas, resaltó Trump, que llamó héroes a las decenas de personas que se subieron con él al escenario y que portaban camisetas blancas  con el nombre o la foto de su familiar que murió por la agresión de un indocumentado.

Por otro lado, el candidato republicano a la vicepresidencia de Estados Unidos, Mike Pence, divulgó ayer una carta de su doctor en la que aseguró estar en un excelente estado de salud general y cardiovascular.

En la carta, el doctor Michael F. Busk señaló que Pence es capaz de mantener su alto nivel de trabajo profesional y su programa de actividades físicas sin ningún tipo de limitación.

 

Lanza críticas a candidatos

El exsecretario de Defensa Robert Gates, republicano, criticó a los dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton y su rival republicano

Gates, dirigió el Pentágono durante los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama, señaló en una columna publicada el viernes en el sitio del Wall Street Journal que Trump es obstinadamente ignorante sobre el mundo, las cuestiones militares y el propio gobierno.

Tiene un temperamento inapropiado para dirigir a los hombres y mujeres en uniforme. No está calificado ni es apto para ser el comandante en jefe, agregó Gates, quien no votará por Trump.

Sin embargo, también criticó a Clinton, asegurando que es demasiado vaga sobre sus intenciones respecto al presidente ruso, Vladimir Putin. Ni tiene estrategias claras para Corea del Norte y Oriente Medio.