Para terminar con el rezago legislativo, el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política en el Congreso de Puebla, Jorge Aguilar Chedraui, anunció que habrá un análisis y depuración de las 249 iniciativas que se encuentran sin dictaminar.

Anunció que será durante el tercer periodo de sesiones, que inicia el 15 de octubre, cuando realizarán una depuración de las iniciativas que no están jurídicamente sustentadas, con el fin de arrancar el cuarto año de trabajos de la LIX Legislatura con “un inventario más pequeño”.

Dijo que, derivado del elevado número de iniciativas que se encuentran en espera de ser analizadas en comisiones, es necesario que realice una revisión de todas aquellas que podrían ser aprobadas con el apoyo de la mayoría de diputados.

Señaló que propuso a los integrantes del máximo órgano de gobierno del congreso, la posibilidad de desechar aquellas propuestas que no cuentan con el respaldo de los legisladores por carecer de un cabildeo previo a su presentación.

“No porque alguien presente una iniciativa, no porque se paren a emitir un discurso las cosas van a suceder porque se requiere trabajo antes, durante y después”.

Cuestionado sobre el número o porcentaje de iniciativas que podrían ser rechazadas, respondió que por el momento no cuentan con una cifra pero durante el tercer periodo de sesiones llevarán a cabo este proceso de depuración.

“Un porcentaje no tenemos pero lo que te puedo decir es que he estado trabajando con algunos compañeros legisladores y será un tema a tratar en Junta de Gobierno en el tercer periodo para cerrar este año legislativo todo aquello que no encontremos un sustento jurídico suficiente o que simple o sencillamente no haya dentro de la comisión un consenso para debatirlo que fuesen desechando”.

Aguilar Chedraui, precisó que las primeras iniciativas que serán revisadas para que sean aprobadas o desechadas son las presentadas en legislaturas anteriores, para quedarse con “un inventario más pequeño”.

Reiteró que de las 249 iniciativas que se encuentran sin dictaminar en comisiones, la mayoría carece de fundamentos legales, o bien, del trabajo político del legislador que la promueve.

Dijo  que lo importante es que cuando se presente un documento vaya debidamente fundamentado y  señaló que en ocasiones un diputado piensa que solo por el hecho se subir a tribuna y leer un documento, este ya será aprobado, mientras que es necesario que existan los fundamentos.

Aclaró que si se genera un acuerdo de los grupos legislativos alrededor de las mismas, las cosas saldrán bien y rápido, pero de lo contrario tomará tiempo adicional, ya que la mayoría de las iniciativas requiere un trabajo adicional ya sea por otro tipo de coyuntura de orden político, jurídico, o simplemente, posición ideológica.

El presidente de la junta de gobierno reiteró que cuando una iniciativa llega con un trabajo previo y un cabildeo, el caminar es más sencillo.

“Hay iniciativas que diputados o diputadas en uso de sus facultades se levantan, piden la palabra en asuntos generales, pronuncian un discurso, presentan un  documento, pero sin trabajo previo ni trabajo después”.

Aguilar Chedraui manifestó que en algunos casos se debe a la falta de trabajo y puntualizó que “hay muchas iniciativas que no se han aprobado ni se aprobarán, que tendrán que desecharse, y aquellas que tengan deficiencias de fondo se desecharán, y otras con sustento, hay que buscar el consenso”.

Manifestó que es obligación del interesado el hacer el trabajo de cabildeo sobre la propuesta y aseguró que no hay una sola iniciativa que haya llegado a la junta de gobierno que no se esté tramitando.

“Si se asume que por subir a tribuna, pronunciar un mensaje y entregar un documento las cosas van a suceder por arte de magia, hay un error”.