El Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) desechó las impugnaciones presentadas por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) sobre los resultados obtenidos en algunas casillas durante la jornada electoral del 5 de junio.

Durante la sesión pública, los integrantes resolvieron los recursos legales promovidos por esta fuerza política en los que solicitaron la apertura de casillas derivado de algunas irregularidades en las actas de resultados entregadas al PRI y el Programa de Resultados Electorales (PREP).

Otro de los argumentos presentado por el PRI  fue el incorrecto llenado de las actas en los distritos 20, 9,16, 18, 10, por lo que solicitó se revisaran el total de las casillas en estas demarcaciones para brindar la certeza que no hubo ninguna manipulación.

Los magistrados resolvieron que ninguno de estos argumentos cumplió con lo establecido en la ley electoral vigente por lo que declararon improcedente la solicitud de escrutinio y recuento de votos de casillas en cinco distritos electorales de Puebla.

"Se niega por improcedente la petición del Partido Revolucionario Institucional de nuevo escrutinio y cómputo de los distritos mencionados".

Conforme a la legislación electoral, los factores por los que podría realizarse un nuevo conteo son que el número de votos nulos sea mayor a la diferencia entre el primer y segundo lugar, la alteración evidente de las actas y la no existencia de actas de escrutinio y cómputo, entre otros.

Rechazan fracaso

En tanto, en entrevista, el magistrado Jorge Sánchez Morales, rechazó que el Tribunal Electoral del Estado de Puebla haya quedado mal parado con la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que validó la impugnación promovida por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que ellos previamente habían desechado.

Precisó que el tribunal es un ente autónomo que emite sus resolutivos en estricto apego a derecho con el consenso de todos sus integrantes, sin embargo, el TEPJF está facultado para realizar las observaciones que así considere pertinentes.

Señaló que si la Sala Superior del TEPJF determinó considerar fundados los agravios esgrimidos por este instituto político en el caso específico de su queja contra los partidos que no alcanzaron el porcentaje de votación, se tendrá que acatar esta sentencia.

Indicó que “el Tribunal Electoral emite determinaciones en relación a los proyectos presentados por los diferentes magistrados y que, en su momento, son puestos a consideración y son analizados y bueno, existe diversidad de criterios y en este caso como área jurisdiccional es siempre respetar las determinaciones de la Sala Superior”.

Sánchez Morales, negó que los magistrados del TEEP analicen las impugnaciones presentadas bajo criterios políticos y no técnicos, como han señalado algunos institutos políticos y reiteró que su trabajo siempre ha estado apegado a derecho.

Se lava las manos Chevalier

El magistrado del Tribunal Electoral del Estado de Puebla, Fernando Chevalier Ruanova, negó tener algún nexo con la administración estatal o el Partido Acción Nacional (PAN), como lo ha señalado el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que promovió un recurso legal para vetarlo.

Reconoció que en su trayectoria como abogado prestó sus servicios al hoy diputado local albiazul, Mario Rincón González, pero aseguró que esta relación profesional concluyó antes que fuera elegido como magistrado del TEEP.

Indicó que para poder participar en este proceso de selección de integrantes del TEEP tuvo que comprobar no tener algún vínculo con partidos políticos o ente gubernamental para garantizar imparcialidad en su actuar

“Les recuerdo que cuando su servidor, como muchos abogados poblanos tuvimos la oportunidad de participar en el proceso de selección que convocó el Senador de la República, todos integramos nuestros expedientes y hubo un proceso de auscultación, verificación, de revisión de todos aquellos que contendimos y los senadores tuvieron a bien designarme porque no vieron ninguna irregularidad porque además satisfacía todos los extremos que exigía la convocatoria del Senado”.