Fueron giradas tres órdenes de aprehensión en contra de directivos de La Voz de la Sierra por el asesinato Aurelio Cabrera Campos en el municipio de Huauchinango, hace diez días.

De este modo, continúan prófugos el director del semanario, Pedro Garrido, y su hijo Juan Garrido Cuevas, así como su sobrino menor de edad.

Así lo confirmó su pariente, Evelyn Garrido, debido al homicidio del periodista de El Gráfico de la Sierra, quien fue baleado la noche del 14 de septiembre.

Mientras tanto, en la Ciudad de México, durante la ceremonia de graduación de la generación 2015-2016 de la maestría en periodismo político de la escuela Carlos Septien, se emitió un mensaje para recordar el crimen y la peligrosa situación de los comunicadores.

El mensaje

El periodista Edmundo Velázquez, estudiante orador de la ceremonia de graduación de nuevos maestros en periodismo, señaló la grave situación que se está viviendo en Puebla y el país por la muerte de comunicadores, entre ellos la de Aurelio Cabrera.

"Nuevamente aparece el fantasma de un periodista asesinado ¿Qué estamos haciendo mal?".

"Cuando se dio el ataque contra la redacción del semanario satírico Charlie Hedbo, marcharon cuatro millones de personas en Francia. Cuando matan a un periodista en México no hay manifestaciones multitudinarias. No marchan ni sus compañeros", dijo.

"En este país nos están matando y la gente no sale a las calles a protestar por los homicidios de los periodistas. Por el contrario, al periodista asesinado se le criminaliza. El periodista no es víctima".

“Se lo merecía, andaba en algo chueco, era un chayotero, se quiso hacer el héroe”, decimos periodistas y no periodistas cada que escuchamos de un muerto más".

"Hacemos demasiado reporteo de escritorio. Nos sometemos a la dictadura de los clics".

"Nos dejamos llevar por la Memecracia y por aquello que vende periódicos, que deja visitas, que gana premios que solamente nosotros conocemos, que baña las planas de sangre hasta que chorreen".

"México no es un país sencillo para hacer periodismo. En México entre 2000 y 2016 se han asesinado casi a 100. La historia más relevante en últimos años, La Casa Blanca de Peña Nieto significó el despido a los periodistas que la generaron" señaló el comunicador poblano.

El caso

Antes de ser imputado por la muerte del periodista Aurelio Cabrera Campos, el director de La Voz de la Sierra, Pedro Garrido, acusó en una columna que las autoridades estaban fabricándo un “chaleco” contra su hijo, para acusarlo falsamente.

Fuentes de la zona señalaron a Intolerancia Diario, que existe la sospecha de que El Gráfico pertenecía también a Pedro Garrido, al utilizar como prestanombres a Aurelio Cabrera. Este presunto vínculo podría haber detonado en un conflicto de intereses que derivaría el crimen.

En tanto, las mismas fuentes señalaron que el hijo, Juan Pedro Garrido, es conocido en la región serrana por conflictivo y por siempre amedrentar por medio de la fuerza y pistola a sus enemigos.

Ahora, familiares de ambos, acudieron a la Comisión de Derechos Humanos  de Puebla (CDH), para asegurar que están desaparecidos, aunque corren versiones que huyeron antes de ser aprehendidos.

En la CDH Puebla, Evelin Garrido Juárez, denunció la desaparición de su padre y hermano.

Asimismo acusó y levantó una queja de agresiones de elementos de la Policía Ministerial contra su mamá, a quienes supuestamente le pegaron y causaron destrozos en el inmueble durante un cateo esta semana. Se solicitó información del caso a la CDH, pero guardó silencio a pesar de que días antes anunció que investigaba el caso.

Un día anterior, la Fiscalía General del Estado (FGE) reveló, por medio de un comunicado, que la línea de investigación asumía que el asesinato fue a manos de un excompañero laboral.