Conductores del servicio colectivo hicieron caso omiso a los operativos viales implementados por la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Puebla (SSPTMP) mientras se realiza la obra de rehabilitación en la 9 Sur-Norte, para circular tranquilamente por la 11 Sur-Norte sin ser ‘molestados’ por personal de la Secretaría de Infraestructura y Transporte o agentes viales estatales para hacer valer la ley impuesta con el propósito de privilegiar a Ruta.

Aquí la fotogalería 

Los choferes de varias rutas que normalmente se desplazan por las calles donde se renovarán los drenajes y las tuberías del suministro de agua potable, se adueñaron de  la 11 Sur-Norte, al jugar carreritas como solían hacerlo antes del arribo de Ruta con su carril confinado.

A lo largo de un recorrido realizado por Intolerancia Diario, se observó anarquía vial en esa vital ruta de tránsito. Los conductores de autos particulares hicieron minoría en comparación con el servicio de transporte público en un día con poca afluencia vehicular.

De acuerdo al reglamento de tránsito, las unidades del servicio colectivo no pueden circular por la 11 Sur-Norte porque el servicio oficial solo lo presta Ruta.

La escena de un par de microbuses de servicio colectivo en la 11 Sur, entre la 5 y 3 Poniente, fue elocuente. Los conductores se apropiaron de los dos carriles para tratar de ver quien imponía su ley en velocidad, pero los poblanos concentrados en su cotidianidad no notaron una gran diferencia.

Pero las cámaras que existen en esa parte de la ciudad seguramente sí captaron las escenas de invasión  de los carriles para enviar las fotomultas respectivas a los concesionarios de las unidades que, a través de sus conductores, violaron la ley.

En el transcurso de la caminata, que duró más de 50 minutos no se observó a ningún representante de la Secretaría de Infraestructura y Transporte, ni a patrullas de tránsito estatal para meter en orden a los microbuceros.

Disminuyen ventas al 40 por ciento

A lo largo del recorrido en la 9 Sur-Norte, los locatarios de negocios se quejaron porque la obra que se concluirá en diciembre ya les afectó en una disminución del 40 por ciento en sus ventas.

Los trabajadores de una tienda de conveniencia, localizada en la 9 Sur y Reforma, explicaron que las ventas se desplomaron a pesar de ser una esquina privilegiada por la gran cantidad de transeúntes. En contraparte, ya no tienen a los clientes que subían y descendían de los colectivos que hacían paradas en esa esquina.

Uno de ellos dijo que si las ventas continúan en picada, posiblemente el gerente del lugar despedirá a más de un trabajador, aunque se aproximen fechas importantes como el Buen Fin y la temporada decembrina.

En tanto, una señora que atiende un comercio grande dedicado a la venta de artículos para la belleza femenil, consideró que la obra estuvo mal planeada porque las fechas de mayor venta están por llegar.

Los miedos por ser blanco de represalias de cualquier autoridad evitan que los empleados quieran dar sus nombres, pero la señora de la tienda de artículos de belleza detalló: “la obra está mal planeada porque si ya sabían que la iban a hacer, bien pudieron realizarla en vacaciones y no tendríamos problemas en las ventas”.

Uno de los señores que despacha en una tienda modesta de la 9 Sur y 9 Poniente, explicó que las ventas se le vinieron abajo desde el viernes porque los clientes que usan el servicio de transporte público ya no circulan por ahí.

Es más, dijo que su patrón no fue notificado de la realización de la obra que finalizará en diciembre, “imaginen que es una tienda donde la mayoría de sus clientes son los usuarios de los micros, ellos (clientes) vendrán hasta que terminen la obra”.

Pero el que de plano no sabe si les afecta, es el trabador de una tienda grande de abarrotes que hace esquina en la 9 Sur y 7 Poniente porque “los domingos generalmente la venta es regular y, ahí va”.

Un joven que atiende un negocio donde venden tenis, playeras y sudaderas, consideró que los trabajos de remodelación de esa ruta no les afectarán a los propietarios porque el negocio ya es reconocido por la calidad de sus productos.

En menos de tres semanas finaliza el retiro del adoquín 

Trabajadores de las cuadrillas que ya han retirado el adoquín de la 9 Sur, entre la 11 Poniente hasta unos metros antes de llegar a la Avenida Reforma y de tres calles de la 9 Norte, precisaron que en tres semanas o en dos y media terminarán de levantar los adoquines que lucen intactos.

El que dirige a la cuadrilla que comenzaba a levantar el adoquín de la 9 Norte, entre la Avenida Reforma y la 2 Poniente, indicó que el retiro de las piedras se les ha facilitado porque hasta el momento no les ha llovido.

Las condiciones climatológicas hasta el momento han favorecido el trabajo del retiro del adoquín, posteriormente comenzarán las faenas del retiro de tierra para alcanzar los drenajes que se renovarán, al igual que la red del abastecimiento de agua potable y cableado subterráneo para  las áreas que lucen sin cables en esa zona del centro histórico.

Desde la perspectiva de los trabajadores,  la renovación de los drenajes y de la tubería de agua será más sencilla porque la tierra de esa demarcación permitirá su retiro rápido al no ser un suelo “duro”.