Desde 2013 a 2015 una mujer a la semana fue asesinada en Puebla, bajo el delito de feminicidio, según revelaron mediante un estudio activistas, al señalar que se detectó que ninguna mujer está segura en la entidad.

El estudio fue presentado ante los medios de comunicación, en el que se analizaron los asesinatos de 149 mujeres de distintos municipios del Estado en el lapso señalado.

Natalí Hernández, integrante de la asociación civil, Centro de Análisis, Formación e Iniciativa Social, explicó que se realizó en colaboración con Ladobe.

Se afirmó que el feminicidio se ha politizado, al grado que las autoridades quieren ocultarlo o que sea invisible para que no empañe las administraciones estatales.

Comentó que al inicio del gobierno de Rafael Moreno Valle, solicitaron el Centro de Análisis solicitó una reunión para explicar la situación y lo que se podría hacer para que no creciera el problema, pero no fueron escuchados.

“Ahora que ya va a acabar el sexenio, vean la situación grave en que está Puebla respecto a la muerte de mujeres por crímenes o feminicidios y ahora hasta pretende ser Presidente de México con ese contexto”, dijo en entrevista.

Señaló que el corte de 2016 se hará hasta que culmine el año en las próximos días, para tener un panorama completo de esta situación que está señalando.

El muestreo de 149 crímenes analizados, es en los que sí se puede determinar una causal que podría tipificarse como feminicidio, explicaron.

“Mínimo que estuviera el cuerpo expuesto, los casos que hay son donde se determinó una causal, para que las autoridades no las puedan cuestionar”, señalaron.

Recordó Natalí Hernández, que desde 2012 se aprobó la tipificación y entró en vigor en enero del 2013, con solo tres causales para la identificación, que eran celos, violencia sexual y lesiones.

En 2015 hubo una reforma para agregar otras especificaciones en la que se incluyó violencia previa, de pareja, en el espacio laboral, acoso, lesiones previas y desaparición. “Se ha ido complementando la tipificación”.

 

-¿Qué faltaría para complementar?

-Hasta ahora lo que ubicamos en este análisis es que es muy difícil consolidar por ejemplo lo que está estipulado en la ley como “celos extremos”, lo que es muy ambiguo, no hay un instrumento que los midan, pensamos que es una deficiencia que tiene la ley.

“Habría que hacer estos ajustes, más allá de que la ley tenga este marco que creemos que ya nos da un panorama más amplio para tipificar el feminicidio”.

Por lo tanto, señaló que con este análisis queda claro que sigue haciendo falta un protocolo más amplio y hay mucha desinformación respecto de la tipificación de parte de las autoridades.

“Sigue haciendo falta un protocolo adecuado y la sensibilización de las autoridades para que entiendan que es el feminicidio, sobre todo de quienes están a cargo de estos casos como jueces y Ministerios Públicos”, dijo.