El delantero galés del Real Madrid, Gareth Bale, estará entre dos y tres meses fuera de las canchas debido a una lesión en el tobillo derecho (causada en el pasado duelo de Champions League ante el Sporting de Lisboa), que requerirá operación, informaron hoy los servicios médicos del club madridista. 

La intervención de la lesión traumática en los tendones del tobillo de Bale, está programada para el próximo miércoles en manos del doctor James Calder, bajo la supervisión de los médicos del club blanco, Jesús Olmo y Mikel Aramberri, en el King Edward VII Hospital de Londres.

Fuentes oficiales del conjunto merengue señalaron que, pese a tratarse de una operación sencilla, Gareth Bale quería evitar el quirófano y optar por un tratamiento más conservador.

El doctor James Calder está especializado en dolencias de tobillo y ya ha operado antes a otros conocidos deportistas.

Con la lesión de Bale se abre un nuevo escenario para el técnico Zinedine Zidane ya que el jugador galés, clave en el actual esquema del Real Madrid, deberá ser sustituido por alguno de sus recambios habituales, Lucas Vázquez, Marco Asensio o James Rodríguez.

La baja Bale llega en mal momento ya que diciembre es un mes muy cargado de trabajo para los blancos, entre ellos el clásico de España ante el Barcelona que se jugará en el Camp Nou el próximo 3 de diciembre y el Mundial de Clubes en Japón que iniciará el 15 de diciembre.

A causa de su operación, Bale volvería a los terrenos de juego a principios de febrero de 2017, y se perdería varios encuentros de la Liga y de Copa del Rey, así como el duelo de Champions League ante el Borussia Dortmund de Alemania a disputarse el 7 de diciembre en el Santiago Bernabéu.