Las negociaciones entre Antorcha Campesina y la administración de Luis Banck Serrato hasta el momento han avanzado mínimamente a favor de los 400 comerciantes ambulantes, quienes antes del El Buen Fin ocupaban las calles 8, 10 y 12 Poniente, sobre la 5 de Mayo.

El dirigente de los comerciantes informales, Francisco Machorro, al concluir una reunión de trabajo con sus dirigentes, destacó que ellos quieren regresar a su perímetro de ventas.

Pero indicó que el encuentro con éstos continuará este martes a partir de las 10:00 horas, esperando sea productivo para los vendedores, quienes ya suman siete días sin ubicarse en su demarcación.

Hasta el momento no puedo decir nada”, aseveró, pero la meta es el retorno del grupo antorchista a donde ha trabajado por más de cinco años.

En tanto, la titular del grupo de comerciantes de comida, Alejandra Piña Leyva, destacó que el director de Desarrollo Político, Mauro Nava, se mantiene en el mismo tenor de “que no regresemos” a la zona de la 8 a la 12 Poniente.

No hay nada hacia adelante, estamos igual que el primer día, pero tenemos la esperanza que se llegará a un acuerdo para regresar a nuestros trabajos”, ponderó.

Piña Leyva, detalló que si las negociaciones continúan en el mimo punto será el líder antorchista, Juan Manuel Celis Aguirre, quien comenzará los diálogos con funcionarios mejor posicionados.

Al ser cuestionada sobre el nombre del integrante del ayuntamiento con quien Juan Manuel Celis emprendería las negociaciones, Piña Leyva se limitó a indicar que con “autoridades de más arriba”.

Destacó que los comerciantes de Antorcha Campesina son personas honorables que se dedican a vender productos de primera necesidad a los transeúntes. En ese tenor, Francisco Machorro durante el primer día que ya no lograron instalarse, aseguró que la presencia de la policía evitará la llegada de los cadeneros.

Para Alejandra Leyva, Antorcha Campesina está en la mejor disposición de dialogar para llega a un acuerdo razonado.

Tienen tres ofertas: Banck

Los ambulantes no regresarán a la 5 de Mayo, entre 6, 8 y 10 Poniente, dijo Luis Banck Serrato, alcalde capitalino, para dignificar al primer cuadro de la ciudad, pero sí tendrán la oportunidad de instalarse a partir de la 14, 16, 18 y 20 Poniente.

El presidente municipal, recordó que su administración ha ofrecido el nuevo segmento de calles, mercados y espacios rodantes.

Consideró que el ayuntamiento sabe que los informales tienen que llevar el ingreso a sus familias para solventar gastos, pero el ambulantaje no puede obstruir el libre tránsito de los peatones y vehículos.

Se les está brindando opciones a la gente que se dedica al ambulantaje y pueda tener un ingreso para sus familias, sabemos que ésta es su fuente de ingresos”, declaró.

Banck Serrato, comentó que las negociaciones van muy avanzadas, gracias, al respaldo y disposición de las diferentes organizaciones de ambulantes.

Lo que he dicho desde el principio es que en una ciudad debe haber orden, respeto a la ley y también opciones para la gente que se dedica al comercio”, continuó.

La reubicación deberá ser en la 14 Poniente, pero ya no en la 6, 8 y 10 Poniente, como se ubicó el comercio informal antes de El Buen Fin.

Botones de pánico en líneas de microbuses

Al referirse a la inseguridad que prevalece en rutas del servicio colectivo, el munícipe dijo que su gobierno tiene identificadas a siete rutas conflictivas, en donde se pondrán en macha botones de pánico.

Recordó que la instalación de los botones de pánico fue una idea que el ahora gobernador electo, Antonio Gali Fayad, propuso.