Durante la administración del exgobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, fueron desviados al menos 307.4 millones de pesos a través de unas 24 empresas fantasma, según una denuncia.

De acuerdo con un reporte del diario Reforma, la denuncia será entregada este martes 6 de diciembre a la Fiscalía estatal por la excandidata de Morena a la presidencia municipal de Zacatecas, María Soledad Luévano.

El documento de la denuncia detalla que el desvío de recursos ocurrió entre 2012 y 2016, con la participación del exgobernador Alonso Reyes, los ex secretarios de Infraestructura, Mario Rodríguez Márquez y José Francisco Ibargüengoitia; y el ex secretario de Finanzas, Fernando Soto Acosta.

“Una vez que Miguel Alonso Reyes dejó el cargo de Gobernador el pasado mes de septiembre de 2016, quedó al descubierto una red de colusión de servidores públicos de primerísimo nivel que colaboraron dentro de dicha administración para beneficiar con adjudicaciones directas a determinadas empresas y proveedores“, detalla la denuncia, a la que Reforma tuvo acceso.

De las 24 empresas que supuestamente fueron utilizadas para el desvío de recursos, siete han sido identificadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por que “presuntamente venden facturas, no cuentan con los activos, personal o capacidad material para prestar los servicios o entregar los bienes para los que fueron contratadas”.

Con esta denuncia, Alonso Reyes –quien recientemente fue nombrado por el gobierno de Enrique Pela Nieto como titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) – se une a la lista de exgobernadores priistas acusados de actos de corrupción durante su mandato, entre ellos Javier Duarte, quien se encuentra prófugo de la justicia mexicana tras haber encabezado un desfalco millonario en Veracruz.