Ante la amenaza de que deberán utilizar forzosamente el segundo piso de la autopista, transportistas organizados ya preparan un juicio de amparo para evitarlo.

De éste modo tratan de evitar el pago de la caseta de peaje, ya que se está violentando a su parecer el Artículo 11 Constitucional sobre el derecho al libre tránsito.

El abogado Omar Jiménez, informó en entrevista telefónica hay pláticas con inconformes transportistas de carga pesada, quienes tendrían que pagar hasta 300 pesos, dependiendo el número de ejes de sus vehículos.

“Al gobierno de Puebla no le funcionó el negocio del segundo piso de la autopista, la cual por cierto es la segunda más cara del país, y ahora quiere obligar a los ciudadanos a utilizarla”, indicó.

“Vamos al amparo, porque se está violando el Artículo 11 de la Constitución Mexicana que refiere al derecho del libre tránsito”, comentó.

Señaló que en Puebla se vive un régimen en términos legales muy parecido al de Porfirio Díaz, donde se implementó una serie de pago de impuestos y obligaciones.

Por lo tanto, informó que esta situación ha generado molestia entre empresarios dedicados al transporte y fletes, quienes ya se inconformaron porque ahora el gobierno busca recuperar los 10.5 mil millones de pesos invertidos en la obra.

Afirmó que el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, está desesperado por querer aparecer en la boleta como candidato a la presidencia de la República, y para ello necesita de recursos que financien su campaña.

Señaló que el sexenio morenovallista deja un pueblo dolido por sus abusos de autoridad y aunque faltan menos de dos meses para terminar el sexenio, quiere imponer medidas ilegales.

Para obligar a los transportistas a subirse al segundo nivel, se han implementado una serie de trampas como la de tapar con lonas negras la señalética, como documentó Intolerancia Diario.

El 21 de noviembre, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) federal,  suspendió las obras que llevaba a cabo el gobierno del estado en la parte baja de la autopista.

Y es que se estaba reduciendo el número de carriles, situación que no se contemplaba en el proyecto del viaducto elevado.

Pero ahora, este mismo mes de diciembre quedará prohibida la circulación de camiones de carga en la parte baja del segundo piso de la autopista Puebla- México, advirtió el secretario de Infraestructura y Transportes, Diego Corona Cremean.

Los trabajos de mejoramiento en la carpeta asfáltica y camellón central siguen a marchas forzadas, ya que la intención es concluirlos antes de enero de 2017, afirmó.

El 21 de noviembre, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) suspendió las obras que llevaba a cabo el gobierno del estado en la parte baja de la autopista, reduciendo el número de carriles, situación que no se contemplaba en el proyecto del viaducto elevado.

Tras la inauguración del viaducto elevado, realizada el pasado 18 de octubre, el gobierno del estado de Puebla inicio con obras que convertirán el bajo puente en un bulevar urbano.

La semana pasada, Diego Corona Cremean, secretario de Infraestructura y Transportes, señaló que están por definir el día en que dejaran de pasar las unidades pesadas, aunque, aclaró que no pasara de este mes de diciembre.

Con esta medida, los automotores pesados tendrán que utilizar el segundo piso, al pagar su cuota respectiva, reiteró Diego Corona, y recordar que el aforo vehicular es de 13 mil unidades al día.