El presidente venezolano, Nicolás Maduro, firmó ayer un decreto de emergencia económica que ordena la salida de circulación del billete de mayor denominación del país en un plazo de 72 horas para acabar con supuestas “mafias” que almacenan millones de esos billetes en Colombia.

“En uso de mis facultades constitucionales y a través de este decreto de emergencia económica he decidido sacar de circulación los billetes de 100 bolívares en las próximas 72 horas”, informó el mandatario en su programa televisivo En Contacto con Maduro.

El Presidente dijo que ordenó la medida después de que las autoridades venezolanas concluyeran una investigación que descubrió miles de millones de bolívares en billetes de 100 “en poder de mafias internacionales dirigidas desde Colombia”.

Aseguró, durante su programa que hay bancos nacionales involucrados y que “la operadora” que ha dirigido el plan contra el papel moneda de Venezuela es una ONG “contratada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos”.

Maduro ordenó “cerrar inmediatamente todas las posibilidades terrestres, aéreas y marítimas para que no regresen esos billetes que se llevaron” y también instruyó que se tomen “cartas en el asunto” por vía diplomática.

“Te quedas con tu estafa en el exterior, compadre (...) ¡Hay que golpear las mafias!”, lanzó Maduro, que pidió “la máxima pena” a todos los responsables de ese ilícito “tengan el apellido que tengan y tengan el billete que tengan”.

En medio de una grave crisis económica y con altos índices de inflación, la medida se da antes de que empiecen a circular en el país nuevos billetes y monedas con un valor que multiplica hasta en 200 el billete de mayor denominación actual.

El gobierno espera que eso ocurra paulatinamente a partir del jueves con nuevas monedas de 50 y 100 y billetes de 500 bolívares, para que más adelante sigan llegando al país los de 1,000, 2,000, 5,000, 10,000 y 20,000.

Por otra parte, Maduro dijo ayer que a Venezuela “nadie la saca” del Mercado Común del Sur (Mercosur) tras señalar que “la triple alianza ideológica” conformada por Argentina, Brasil y Paraguay “se ha venido” contra su país para suspenderlo del bloque.