La industria de la construcción cerrará el 2016 con un crecimiento de 1.3 por ciento a nivel nacional y espera un desarrollo de 1.8 puntos porcentuales durante el próximo 2017.

En ese panorama de fortalecimiento en Puebla, la obra pública representa el 50.3 por ciento  del sector, mientras que la obra privada alcanzó el 49.7 por ciento, ponderó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Alberto Ramírez y Ramírez.

Según los índices reportados durante el tercer trimestre del año, la entidad creció un 10.5 por ciento en el sector, mientras a nivel nacional se registró un alza del 1.5 por ciento.

Ramírez y Ramírez reveló que en materia de precios, se reportó un 9.2 por ciento de incremento en costos de producción residencial y del 10.6 por ciento en general para el sector y del tres por ciento en el correspondiente al rubro de mano de obra.

La vitalidad de la industria de la construcción en el estado se traduce en un crecimiento del dos por ciento que permitió la creación de 80 mil fuentes laborales y un mayor margen de maniobra a comparación del nacional.

Alberto Ramírez destacó también los indicadores poblanos correspondientes a los meses de enero a septiembre porque Puebla “tuvo un valor de obra ejecutado de nueve mil 842 millones de pesos y 1.6 por ciento del total nacional”.

El dirigente empresarial, reiteró que el sector buscará una mejora regulatoria que sea suficiente en proyectos superiores a los mil 500 metros cuadrados de construcción, equiparándolos en la medida de lo posible con el esquema cinco trámites cinco días.

La industria espera a un Tony solidario

Al referirse a las expectativas de la industria de la construcción durante la próxima gestión gubernamental, aseguró que esperan a un  Tony Gali Fayad solidario. 

Además Ramírez y Ramírez proyectó un Consejo Estatal de Infraestructura en el que se valore y consideré más a las constructoras locales en la obra pública.

“La generación de un consejo estatal de obra no requiere de una nueva estructura burocrática ni de inversión, simplemente es un consejo donde participaremos todos los actores involucrados en el sector de la construcción porque la industria necesita crear acuerdos y darle sentido a esa nueva relación de una manera mucho más fácil para eficientar el trabajo común que genere progreso entre ambas partes”.

El presidente de CMIC detalló que Tony Gali deberá impulsar las asignaciones de obra directa entre el mercado empresarial poblano que, en este sexenio, prácticamente ha sido olvidado.

Al referirse a las obras anunciadas por el gobernador electo como la construcción de la Avenida de las Margaritas de la línea 3 de RUTA, indicó que el sector poblano de la construcción cuenta con los elementos necesarios para aportar en esos proyectos sociales.

Ramírez y Ramírez consideró que la apertura mostrada por Gali Fayad durante sus consejos ciudadanos apuntan a la conciliación y al trabajo conjunto con las empresas poblanas que se han preparado para trabajar conjuntamente con la administración estatal.

“Los empresarios de la industria de Puebla tienen la capacidad para aportar buenos conceptos en las obras que desarrollará el gobernador Tony Gali, con quien ya venimos trabajando a través de su equipo de transición”.

La CMIC reiteró que ve en el gobernador electo al visionario que, en un corto periodo al frente de la administración estatal, dejará las bases sólidas para tener un crecimiento sustentable en todos los indicadores de desarrollo.