Promotores culturales, activistas y periodistas, calificaron al sexenio de Rafael Moreno Valle, como perdido en esta materia, al invertirse en obras fastuosas, desviar recursos para promoción del mandatario estatal y no apoyar a grupos locales.

Lo anterior durante el foro denominado Contrainforme o Informes Ciudadanos 2016, donde se reclamó la falta de apoyos culturales en seis años.

Luego de la ponencia de la periodista Paula Carrizosa, "Seis años de crisis y simulación cultural", activistas y promotores culturales, resaltaron el abandono en el gobierno morenovallista.

Indicaron que Rafael Moreno Valle gastar en eventos artísticos con la contratación de figuras como por ejemplo de Emmanuel o Mijares, que invertir o fomentar la cultura de artistas locales.

Asimismo advirtieron en realizar una protesta el próximo viernes en el Congreso del Estado, cuando supuestamente se votará por la creación de la Secretaría de Turismo y Cultura, para el gobierno de Antonio Gali Fayad, al estar en contra del proyecto.

 

Sin apoyos

Hugo Cabrera, periodista y gestor cultural, señaló que valdría la pena crear un organismo civil de especialistas para evaluar las acciones de gobierno en materia cultural.

Señaló que no se sabe qué pasó con el Consejo de Artistas que según evaluaba las acciones de gobierno, “que era un consejo de chocolate”, pero ahora ni siquiera ese existe.

Comentó que si existe un organismo como el Frente Ropckero que evalúa los trabajos del Instituto Municipal de Arte y Cultura, donde se estudia en que se aplicarán los presupuestos, el que debe aplicarse a nivel estatal.

“Si hay un informe de cómo nos organizamos nosotros los artistas, creo que no estamos tan distantes en muchas cosas que hemos cerrado, no hemos podido competir con las instituciones”, añadió

“No nos hemos organizado para evaluar (… ) ellos (gobierno) nos tienen que decir a quién le van a dar beca, nos tienen que decir en que se va a aplicar el presupuesto, nosotros debemos evaluar”, dijo.

Comentó que en estas medidas de evaluación, se puede supervisar y mejorar la aplicación y el trabajo del gobierno.

Por su parte, un promotor cultural, que prefirió no dar su nombre, por temor a ser excluido o vetado de contratos con el gobierno estatal, señaló que el gobierno estatal aprovecha que el arte no se puede medir e infla costos o pagos a artistas.

“Ellos hábilmente lo sabían desde hace mucho, desaparecen el Festival Barroco que hacían con IMAC, desaparecen muchas acciones y todo lo concentran en uno solo que hacen anualmente”, dijo.

“Ustedes ven que ahora abren la Plaza de la Victoria con eventos culturales, populares, yo siempre he estado buscando espacios para la cultura popular, siempre buscando espacios para teloneros locales, pero nunca nos lo dan, pero cuando nos dan un espacio tiene que ser gratis”, añadió.

“El problema es que en ese andar de temas presupuestales, por ejemplo Emmanuel o Mijares, muchos lo meten en 6 millones de pesos cuando cobran tres o 4 millones”, dijo.

“Lo dobletean, sé lo que cobran porque en eso ando y se exactamente como inflan los presupuestos de tal manera que los manipulan, por eso vemos de dónde salieron los millones para publicidad de la imagen de Moreno Valle”, sentenció.

 

La crisis y simulación cultural

En su ponencia, la periodista de temas culturales, Paula Carrizosa, calificó como seis años de crisis y simulación cultural lo que se trabajo en la administración de Rafael Moreno Valle.

A seis años del actual gobierno encabezado por el panista Rafael Moreno Valle Rosas, es claro, hay un déficit en materia cultural y artística, dijo.

Detalló que todo a pesar de los “proyectos” creados por capricho de la administración estatal, como el Museo Internacional del Barroco (MIB), un recinto que costará más de 7 mil millones de pesos representando una deuda pública de más de 23 años.

Señaló que hubo saqueo ocurrió en el Museo Casa de Alfeñique, del que fue sustraído el códice de Quauhquechollan del siglo XVI, para que forme parte del acervo del Museo Regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia que se ubica en San Pedro Cholula.

Además de que se ha afectado al patrimonio arquitectónico, con el cual el gobierno morenovallista comercia y pone a la venta, sin dar a conocer los fines de dicha entrega ni del destino que tendrán los recursos obtenidos.

Como por ejemplo la llamada Casa de los Azulejos, ubicada en la calle 2 Oriente número 808, en el Centro Histórico, un inmueble construido en el siglo XVIII que aspiró a convertirse en la casa de la talavera poblana, pero que ahora será convertida en un hotel boutique.

Otro espacio cultural que será vendido es la Casa del Escritor, de la cual su privatización comenzó en diciembre de 2012, cuando el Congreso de Puebla aprobó al gobierno estatal la enajenación de ocho inmuebles.

Ahora, el inmueble permanece cerrado y en su interior se realizan trabajos: ya han sido cambiadas las puertas, su placa conmemorativa ha sido desmontada y se pulen pisos nuevos.

 

Los dineros

Detalló además Paula Carrizosa  que en 2010 y 2011, al término del gobierno de Mario Marín Torres, la extinta Secretaría de Cultura manejó un presupuesto de 171.7 millones de pesos y 132.4 millones de pesos, respectivamente.

Pero las cifras, contrastan con los recursos destinados para la cultura en el estado de Puebla en la administración de Moreno Valle: para 2012 fueron 143.8 millones de pesos; luego en 2013 fueron de 135.7 millones de pesos que significaron un recorte presupuestal de 5.6 por ciento con respecto al monto anterior.

Mientras que en 2014 se destinaron 234 millones de pesos, para 2015 la cifra disminuyó en un 35 por ciento, es decir, hubo 154 millones de pesos para el presupuesto de 2015.

En 2016 el panorama no fue alentador, pues supuso una bolsa de 74.4 millones de pesos, según lo informado en el Presupuesto de egresos, lo que significó la mitad de lo destinado en 2015.

Para 2017, en cambio, el mayor recorte para Puebla se propuso en cultura pues llegó a ser de 80.5 por ciento. Por tanto,  sólo se entregarán los 15 millones de pesos comprometidos en la capital como ciudad patrimonio, lo que representa una quinta parte del presupuesto manejado en 2016.

Dijo además que el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes fue ente promotor, por lo menos desde su gasto, de la figura de Rafael Moreno Valle Rosas y sus aspiraciones presidenciales.

Como ejemplo, fue el pago de 23.6 millones de pesos que recibió Grupo Imagen, la empresa que encabeza Olegario Vázquez Raña y de la que forma parte Excélsior –impreso, web y televisión–, por concepto de “difusión del quehacer gubernamental del estado de Puebla”.

El pago fue dividido en dos partes: la más pequeña, de 3.7 millones, corrió a cargo de Puebla Comunicación, organismo que se encarga de la publicidad oficial; mientras que la segunda, la más grande de 19.9 millones de pesos, fue pagada por un área que nada tiene que ver con la promoción del estado: el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes.

Además entre 2014 y 2015 el gobierno de Moreno Valle realizó pagos dobles por 115.4 millones de pesos a más de 40 empresas mediáticas, a través del organismo promotor de la cultura en el estado. Lo que le permitió no elevar el presupuesto en publicidad oficial reportado a través de Puebla Comunicaciones.

En los primeros tres años de la administración de Moreno Valle –2011, 2012 y 2013–, la dependencia de Cultura creada por él al inicio de su gobierno, destinó a publicidad oficial 606 mil, 392 mil y 32 mil pesos, respectivamente.

El gran salto se dio al cuarto año, cuando el monto brincó de 32 mil a 54.3 millones de pesos. En 2015 la cifra llegó a 61.4 millones de pesos. Y en 2016, según sostiene el organismo a una solicitud de información, ya no se realizaron pagos a medios.