Prospera en territorio estatal beneficia a 500 mil familias para ayudarlas a salir de la pobreza extrema. Pero, para hacer más eficientes los apoyos, se realizará una recertificación de por lo menos cien mil cuentas del padrón de beneficiarios para apartar a las familias que han salido de esta condición.

La delegada María Graciela Juárez García, detalló que las personas que con Prospera lograron dejar atrás la pobreza extrema, no se quedarán en la orfandad porque la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social tiene otras opciones para incrementar su productividad.

Juárez García reiteró que quienes salgan de Progresa pueden entrar a otros programas, pero es necesario depurar la lista para permitir la llegada de 40 mil familias poblanas que permanecen en la lista de espera, y que aguardan la oportunidad de mejorar su calidad de vida.

“No debe de malinterpretase el proceso porque únicamente el programa quiere que ingresen más familias poblanas a la lista de beneficiados”.

Durante la instalación del subcomité técnico de productividad, empleo y ahorro, dijo que ahora se sumarán 15 delegaciones para poner en marcha los programas productivos a favor de las familias del estado.

A lo largo del 2016 y en los primeros meses del año en curso, destacó que la dependencia federal  ha logrado integrar 170 proyectos de actividades de vocación netamente agrícolas, artesanales y de corte comercial para permitir a las personas a generar sus propios recursos para superar la pobreza extrema.

Juárez  acentuó que la integración de las dependencias federales como la Semarnat,  Sagarpa, Sedesol, STPS y  CDI y la secretaría de Economía ofrecieron apoyos para que, de manera articulada, se ayuden a las familias poblanas que quieran emprender proyectos nuevos a lo largo de 2017.

Durante la reunión de trabajo de los funcionarios de las delegaciones federales donde participaron representantes de BANSEFI y SEPOMEX, trascendió que las instituciones han redoblado sus medidas de seguridad para evitar robos como los del año anterior.

Juárez Garcíaindicó que en enero y febrero se dieron de baja del padrón de ayuda entre cuatro mil y 4 mil 500 familias por no asistir a talleres de salud.

“Las bajas y altas en el padrón son de manera permanente, cada bimestre estamos haciendo actualización, es un programa de transferencia condicionada, si las familias no cumplen con una corresponsabilidad como asistir a sus talleres en salud o a la escuela de sus hijos becarios se reduce por supuesto el apoyo”.

Entran al mundo de la tecnología

La titular de Prospera lamentó que el nuevo panorama económico del país provocara el despido de parte del personal para eficientar los recursos.

En contraparte, destacó que esa parte del recurso se reflejará en el apoyo a más de mil 996 escuelas, pues el proceso de las becas se realizará de forma digital para evitar el papeleo.

Contaminación río Atoyac

La delegada de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Daniela Migoya Mastretta , recordó que la dependencia a su cargo no las puede realizar las clausuras de las empresas que contaminan el cauce del río Atoyac por corresponder únicamente a la Profepa.

Migoya Mastretta lamentó que a la fecha existan empresarios sin compromiso ni solidaridad social para poner a funcionar sus plantas de tratamiento y evitar la contaminación cotidiana de la principal afluente poblana.

Destacó que la delegación sí colabora directamente en el proceso de saneamiento del Atoyac propuesto por la administración municipal de Luis Banck Serrato con acciones específicas.

Recordó que mantiene un acercamiento con las autoridades involucradas en el programa de saneamiento del río, además de las visitas continúas que realiza personal de Semarnat para conocer las acciones implementadas.

Daniela Migoya ponderó el trabajo que ha implementado el Ayuntamiento a través de los diferentes frentes creados con especialistas que conocen las formas y el fondo de como sanear las aguas del Atoyac.

El esfuerzo de cada una de las autoridades en su conjunto, dijo, deberá a dar resultados a mediano plazo para regresarle poco a poco la vida sana al Atoyac  y para mejorar las condiciones sanitarias de los moradores que viven cerca del cauce del río.