En Puebla 7 de cada diez de personas o el 71.3% de los poblanos carecen de seguridad social y 18.9% de los poblanos carece de acceso a los servicios de salud, lo que mantiene a la entidad entre las cinco con más carencias en el país.

En Puebla, entre 2014 y 2015, en el sexenio de Rafael Moreno Valle, la población con carencia alimentaria aumentó de un millón 463 mil a un millón 487 mil habitantes, así lo reveló el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en el estudio, Evolución de las Carencias Sociales 2015, presentado el pasado 28 de febrero.

El estudio es una medición intermedia sobre la desigualdad que existe en México, además es un preámbulo de lo que será la medición de pobreza 2016 que se presentará en la segunda mitad de este año.

Coneval analizó seis carencias sociales, donde Puebla mejoró porcentualmente en cinco: educación, salud, seguridad social, calidad de vivienda y servicios de vivienda.

De los seis indicadores de carencias, se registró un rezago alimentario, para 2015, 24 mil ciudadanos más que en 2014 sufren ese problema.

En 2014 la entidad se encontraba en el lugar número 16 de los estados con mayores problemas de alimentación.

Puebla logró un avance apenas del uno por ciento, en rezago educativo, luego de que el 21.9 por ciento de personas tiene el problema, por lo que la entidad ocupó el sexto lugar nacional.

Aunque en el acceso a los servicios de salud, disminuyó el porcentaje de la población con este rezago llegó a 18.9 en 2015, es decir, casi dos de cada diez poblanos. Por esta cifra Puebla ocupó el quinto lugar en el país con mayor rezago en este tema.

Mientras tanto, la gente que carece de acceso a la seguridad social llegó a un 71.3 por ciento, lo que la tiene también entre las entidades con más persona con este problema.

La falta de calidad y espacios a la vivienda, es otra de las mediciones. Aquí Puebla ocupó el lugar 11 a nivel nacional, al tener el 13.8 por ciento de personas con esta carencia en 2015.

En cuanto a los accesos a los servicios básicos de la vivienda Puebla pasó del 30.6 por ciento al 27.0, con lo que ocupó el noveno lugar a nivel nacional con esta carencia.

Carencias nacionales

A nivel nacional, la carencia por acceso a los servicios de salud mostró la mayor disminución entre 2010 y 2015, pasando de 33.5 millones de personas (29.2% de la población) a 20.5 millones de personas (16.9%) con esta problemática.

Entre 2014 y 2015 la carencia por acceso a la seguridad social presentó la mayor disminución al pasar de 58.5 a 56.6 por ciento de la población-

Fue seguida por la carencia por acceso a la alimentación, al pasar de 23.4 a 21.7 por ciento.

Pese a esta reducción, el acceso a la seguridad social sigue siendo la carencia social con mayor prevalencia en el país., señala Coneval.

Entre 2010 y 2014, el poder adquisitivo del ingreso laboral promedio anual disminuyó 5.5%; mientras que entre 2014 y 2016 el poder adquisitivo del ingreso aumentó 5.9%. Un aumento de sólo 0.1% entre 2010 y 2016.

El proceso de análisis fue conjunto con el INEGI, CONEVAL concluye que las carencias sociales estimadas a partir del Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS 2015), publicado por el INEGI el 15 de julio de 2016, son consistentes y comparables con las estimaciones de levantamientos previos.

El INEGI continúa analizando los factores que permitan explicar la inconsistencia que el MCS 2015 muestra para el ingreso entre 2014-2015.

CONEVAL continuará con sus estándares de proporcionar a la ciudadanía únicamente estadísticas sustentadas en información validada técnicamente, que sea consistente, señalaron.

De 2010 a 2016 las entidades que han mostrado una mayor recuperación en su poder adquisitivo laboral son: Chihuahua (27.9%), Coahuila (14.9%), Guanajuato (14.8%), Durango (14.0%) y Tlaxcala (12.5%). 

La población con carencia por calidad y espacios de la vivienda se redujo de 17.4 millones de personas (15.2% de la población) a 14.6 millones de personas (12.0%) entre 2010 y 2015.

Para todos los años en ese periodo es la carencia social que afecta a menos mexicanas y mexicanos.

El componente de este indicador que presentó una mayor disminución fue el indicador de población en viviendas con hacinamiento, ya que pasó de 10.5 en 2010 a 8.2 por ciento de la población en 2015, señala el estudio.