La Asociación Mexicana de Árbitros anunció este viernes que no se presentará a los encuentros de la Fecha 10, al consideran insuficientes las sanciones impuestas a jugadores que agredieron a dos árbitros.

Ésta decisión afectó al partido que jugarían el Club tiburones y Puebla en el puerto de Veracruz, mismo que fue reprogramado. 

Antes, la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) había informado que el defensa paraguayo del América Pablo Aguilar fue suspendido 10 partidos, mientras los argentinos del Toluca, Rubens Sambueza y Enrique Triverio, fueron inhabilitados ocho semanas y ocho juegos, de manera respectiva.

En conferencia de prensa en las instalaciones de la FMF, Eugenio Rivas, titular de la Comisión Disciplinaria, dijo que el castigo para Triverio fue menor al de Aguilar porque para ellos la acción en la que se vio involucrado el elemento de los Diablos Rojos es “menos grave que la de Pablo Aguilar, ya que se acerca al árbitro e intenta voltearlo solo para llamar su atención”. 

Luego de analizar las acciones Eugenio Rivas expresó: “Consideramos que no existe agresión a los árbitros, por eso no fue tipificada así, consideramos que hay un intento, que faltan al respeto y lo tipificamos en intento de agresión que va de dos a 8 partidos de suspensión, dimos lo más alto a Aguilar y dos menos a Triverio de lo que nos permite el reglamento”.

Por ello, la reacción de los árbitros no se hizo esperar.

“La Asociación Mexicana de Árbitros no se hará presente en la Jornada 10 de Liga MX, luchando por el respeto dentro del terreno de juego”, indicó en Twitter la Asociación.

En tanto, Rivas detalló que Ricardo Peláez, presidente deportivo del América, fue multado con 150 mil 980 pesos “por bajar al túnel e interceptar al árbitro del partido”.

La Comisión no se mencionó el tema del volante colombiano de León, Andrés Andrade, quien estaba inhabilitado por la fractura de peroné que sufrió el ecuatoriano del conjunto “azulcrema”, Renato Ibarra.