La ciudad de Puebla tiene el servicio del suministro de agua más caro del estado, e incluso las tarifas que se cobran a los fraccionamientos capitalinos son el doble de lo que pagan habitantes de Cuautlancingo, San Pedro y San Andrés Cholula, que tienen características similares.

En rueda de prensa, el vicepresidente del Consejo Nacional de Organismos Empresariales (COE), César Bonilla Yunes, denunció que las cuotas de agua son 200 por ciento más caras en la capital a diferencia de municipios de la zona metropolitana, lo que ha afectado a las empresas inmobiliarias de la ciudad. 

Integrantes del sector inmobiliario afiliados al organismo, reiteró, han reportado que sus ventas se han visto afectadas en la capital en un 60 por ciento debido a que los posibles compradores no quieren estar bajo el "yugo" de la empresa Agua de Puebla. 


Dijo que, en las condiciones económicas que atraviesa actualmente el país y la entidad, es necesario que se acaben los abusos en los que incurren los trabajadores de dicha concesionaria, quienes bajo la amenaza de cortar el servicio, obligan a los ciudadanos a cambiar el medidor de agua.

Agregó que los colonos de la capital poblana han reportado que para cada cambio de medidor se les ha impuesto un pago de mil 700 pesos, a pesar de que son funcionales los que actualmente tienen en sus domicilios. 

Bonilla Yunes apuntó que 60 de cada 100 personas prefieren comprar sus viviendas en municipios conurbados que en la capital poblana donde opera la concesionaria, puesto que a sus familiares y amigos han sido objeto de este hostigamiento por parte de los servidores públicos de Concesiones Integrales. 

En este contexto, refirió que las personas que han hecho contratos con Agua de Puebla argumentan que una vez que se cambió el medidor de agua, cinco años después se tiene que repetir el proceso con cargo de nueva cuenta al usuario.

También refirió que se pretende imponer la adquisición de un nuevo regulador cada medio año, lo que duplica el monto de la tarifa que se paga en otros lugares donde el servicio no fue concesionado a particulares.

Por ello es que exigió al Congreso local haga una revisión del contrato que se tiene con la empresa para que de esta manera demuestren el papel que están realizando para con el cual fueron elegidos: “velar por los intereses de la ciudadanía y no por los de un particular”, denunció. 

Recordó que fueron los diputados locales quienes aprobaron durante la administración del exgobernador, Rafael Moreno Valle, la concesión a particulares sin considerar las condiciones en las que operarían.

Puntualizó que en una revisión que se hizo, es el municipio de Cuautlancingo, colindante con la capital, el que ha prestado el mejor servicio sin la intervención de empresas privadas para su manejo.

Finalmente demandó que se suspendan los cortes del suministro en tanto no se aclara la situación.