Persisten abusos y muertes de refugiados en Europa: ONU

El número de refugiados y migrantes que llegaron a Europa en la primera mitad del 2017 disminuyó, pero muchos siguen recurriendo a contrabandistas despiadados y redes de tráfico para ser transportados, con lo que se arriesgan a morir o a sufrir graves abusos, alertó hoy la agencia de refugiados de la ONU, Acnur.

En un informe compilado recientemente y publicado hoy, Acnur indicó que en general los cruces por el Mediterráneo bajaron de forma drástica en la primera mitad del año con respecto al mismo periodo de 2016, debido principalmente a una disminución en 94 por ciento de la gente que usa la ruta marítima de Turquía hacia Grecia.

A pesar de la caída en las llegadas, la probabilidad de muerte entre la gente que busca llegar a Europa sigue siendo alarmantemente alta", indica el informe.

Durante el periodo, se calcula que 2.253 personas murieron o desaparecieron en el mar, y que al menos 40 murieron en las rutas terrestres en las fronteras europeas o en las cercanías.

Como la mayoría de la gente viaja de manera clandestina, esa información es difícil de confirmar y estos cálculos son considerados conservadores, añade el informe.

El documento señala que muchos de los inmigrantes y refugiados, que han llegado a Italia desde Libia, han sobrevivido a los peligrosos cruces por el desierto y a abusos que incluyen violencia sexual, tortura y secuestros para demandar rescate.

El documento añade que el riesgo de morir en la ruta a Italia es de uno por cada 39.

Unos 11.400 migrantes que llegaron a Italia en el primer semestre del año eran niños solos o separados de sus familias, señaló la agencia de la ONU.