El senador con licencia, Javier Lozano Alarcón, advirtió que México no puede ser gobernado por un fósil como López Obrador, quien que tardó 14 años en terminar la carrera y reprobó todas las materias de economía. Además, criticó a sus seguidores por quedarse callados ante lo que sucede en Venezuela, donde hay presos políticos y 126 muertos durante las protestas.

En entrevista, el senador señaló que el riesgo para el país es Morena y López Obrador, insistiendo que hay que verse en el espejo de Venezuela: “No es una exageración, hay que ver el video que circula en redes de Carlos Andrés Pérez en el año 97, cuando le preguntan lo que vienen con la elección de Hugo Chávez, y dice “va a ser una desgracia para el país”, y la canta”.

De este modo, sostuvo que ese tipo de populismo se convertirá en una dictadura “lo fue  cantando y se ve la entrevista que le hicieron al propio Hugo Chávez como candidato y al ser cuestionado sobre lo que hará con los empresarios, son las respuestas de López Obrador”.

Lozano señaló que Nicolás Maduro es un dictador y criticó a los seguidores de López Obrador por guardar silencio ante este conflicto: “No vemos a esos que hablan de presos políticos en Puebla o en México que digan de lo que ocurre allá, además de los 126 muertos en las protestas…Esa hipocresía, lo peor que tiene Morena son ignorantes, hipócritas y corruptos, esa combinación es terrible”, acusó. 

Obrador un fósil

“Un tipo que se tarda 14 años en terminar la universidad como López Obrador, reprobando  todas las materias de economía, no le puedo confiar la administración de un país, la empresa más grande de México, que es México, cómo la van a poner en manos de un fósil que lo único que tiene es resentimiento social”, sentenció.

También, comentó que López Obrador siempre acusa a la “mafia del poder” y al llamdo PRIAN, sin embargo, nunca quiere debatir porque sabe que si lo hace con Ricardo Anaya o Enrique Ochoa, lo hacen pedazos, sentenció.

“Dice que solo debatiría con Salinas, pero esto nunca va a suceder, pero es porque no sabe de políticas públicas”.

Los falsos independientes

Posteriormente, al hablar de la  participación de los candidatos independientes, el también jefe de la oficina del gobierno del estado sostuvo: “Yo creo que no son independientes, no creo en la independencia de nadie, por una razón, para poderse mover –veamos lo que pasó con El Bronco, ¿a poco con su solo impulso la hizo?, claro que no, viene acompañado de muchos recursos económicos, a veces sobre la mesa y a veces debajo de la mesa, que eventualmente tratarán de recuperar quienes lo apoyaron- hay un interés por perfilar un tipo de gabinete y terminar haciendo algún tipo de favores.”

Por lo tanto, reiteró que estos candidatos de independencia no tienen nada, tienen poca transparencia, además, se valen de la confusión entre popularidad con capacidad: “Cuauhtémoc Blanco, puede ser un hombre popular, indudablemente, ¿tiene capacidad como administrador público? claro que no”.

“Para lo que te están contratando es para ser un administrador público, por eso se llama administración pública, utilizas recursos humanos, financieros, materiales, tecnológicos y la toma de decisiones trascendentales, de tal manera que no se puede confundir una figura con la otra, de tal manera que yo no creo en los independientes, tampoco creo que tengan una base sólida para luego moverse en el Congreso”, precisó.

Confianza en el PRD

Al ser cuestionado sobre si tiene confianza en los militantes del PRD y sobre una posible coalición, mencionó: “pienso que si se pone en blanco y negro un documento y se ponen las reglas claras de cómo va a ser el balance de esa coalición, puede funcionar muy bien; eso que dicen que al agua con el aceite no se juntan, no va;  yo pondría como eje de cualquier alianza la agenda 20-30, los 17 objetivos a nivel de Naciones Unidas”.

“¿Quién en su sano juicio puede estar en contra de ello?, nadie. Entonces si un partido de izquierda con mayor vocación para el combate a la pobreza, al hambre cero, mientras con los ambientalistas un desarrollo más amigable con el medio ambiente, y un partido de centro derecha que va más por la competitividad, la productividad, seguridad jurídica, y al final todos coinciden. En el caso de temas polémicos como matrimonios igualitarios, ya son asuntos resueltos”.

A favor de las coaliciones

Javier Lozano señaló que las coaliciones buscan conformar un plan de gobierno con distintas corrientes que puedan armonizarse, pero también implican una mayoría estable en el parlamento para las reformas que hacen falta como andamiaje jurídico.

“¿Qué pasa con un independiente en Nuevo León?, pues nadie le hace caso en el Congreso porque está con dos mayorías del PRI y el PAN, y entonces el señor no tiene de dónde agarrarse”.

Sobre los motivos por los que  han fracasado las coaliciones, dijo, el problema es que han sido vistas como un vehículo estrictamente electoral y no de gobierno. No obstante, destacó que cuando las coaliciones se ven como mecanismos para la gobernanza y la gobernabilidad son dos cosas distintas.

“Entonces tienes que se articula un buen plan de gobierno, un buen proyecto, con las ideas fundamentales de cada quien, siempre y cuando sean razonablemente compatibles, pero siempre he pensado que el bien común hace posible la armonización de distintas ideas, siempre y cuando no sean las antípodas, totalmente contrarias, y si eso se logra y que ocupen ciertas carteras algunos personajes más afines a alguno de los partidos para cerciorarse de que esas ideas se lleven a buen término, y que en el Congreso se alcancen las mayorías necesarias de manera estable y consistente para las reformas, ese es el gran secreto para que funcionen”.

“Si solo es para ganarle al otro, por eso es que no tienen un buen resultado porque entonces no sustancian, no hubo esencia, solamente descalificaron al otro, pero entraste sin un rumbo determinado”, advirtió.