Durante la presentación del estudio “México, país de pobres”, realizado por la Universidad Iberoamericana (UIA), se destacó que el 64% de la población está en este estrato social y hasta un 78 por ciento de sus habitantes es pobre y vulnerable. 

Solo (Rafael) Moreno Valle (exgobernador) veía a Puebla como de primer mundo”, sentenció el académico investigador de la UIA México, Miguel Reyes Hernández. 

En la presentación en el campus de Puebla de la universidad jesuita, se detalló que en el país el 45.8% por ciento de los habitantes son pobres y 26% son clases medias, además de que solo 10 por ciento considerados ricos.

 

Todo basado en diversos estudios, estadísticas y parámetros de distintos organismos federales, como el Instituto Nacional de estadística, Geografía e Informática (Inegi) o el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

 

Estas cifras nacionales, ya consideradas como graves, resaltan que en Puebla se profundiza más la situación, ya que los vulnerables por carencias son casi el 18% en comparación con respecto a Puebla. 

Sale siempre peor en todo, Puebla está muy por debajo o lejos del promedio nacional”, dijo el especialista.

 

Primero tienes casi 20 puntos porcentuales más en situación de pobreza, al registrar 64.5%, más pobres, además tenias (a nivel nacional) 26% en clases medias y en Puebla es 17.4% menos población, y hay un menor en porcentaje de ricos” explicó.

Cuando analizas la distribución del ingreso, en Puebla es más concentrada que en el promedio del país. Junto con Aguascalientes y Querétaro, son las más desiguales en distribución del ingreso”, dijo. 

Comentó que esta desigualdad explica en parte esos niveles de clases medias y pobreza. 

Si sumas la pobreza con los vulnerables es peor, ya que tienen carencias, pero están por debajo de la línea de bienestar. Se deberían catalogar como pobres por carencias”. 

Y es que explicó que en Puebla 78% de la población es pobre y vulnerable, “se profundiza todavía más”, dijo.

 

Asimismo, Reyes Hernández señaló que el problema es mayor, al asegurar que el INEGI está trucando las estadísticas nacionales con los cambios de medición.

Está en riesgo la credibilidad de las estadísticas en México, no tienen confiabilidad y transparencia. Es muy difícil tener una estimación al haberse cambiado, crecen los ingresos de los pobres y bajan los de los ricos”, dijo. 

La política pública, que se implementa, al dejar un peso a la política social, no es la adecuada, no se ha reducido en 20 años la pobreza.

 Hay programas asistencialistas que tratan de contener la pobreza, pero no se administra”, afirmó.

 

De este modo, detalló que en 1997 existían 5 millones de beneficiarios de programas sociales como el actual Prospera y ahora existen en el país 25 millones. 

Los programas sociales no lo están resolviendo (el problema de pobreza), no lo va a resolver los programas de asistencialismo”, señaló el académico.

Indicó que en México debería ser de 353 pesos el salario mínimo, para que de el bienestar básico. 

Se pueden poner las bases para que el país cambie, con mejores oportunidades salariales”. 

Asimismo, indicó que otro problema es que la mayoría de la gente no tiene seguridad social, por lo que el 63% de la población tiene probabilidad de ser pobre.

 

Incluso hay empresarios en este margen, luego de que el 49% y 67% de pequeños empresarios están por debajo de la línea de bienestar ocupacional o pobreza. 

Estamos cada vez empeorando la distribución en vez de mejoras.

 

La carencia de seguridad social tendría que combatirse. Solo El 1% de la población se queda con el 32% de los ingresos”, dijo.

 

La más profunda desigualdad, se van a encontrar gente que gane 138 millones de pesos, hasta 5500 pesos con comercio al menudeo 12 mil pesos”, dijo.

 

En 20 años la pobreza no se ha movido. El 26% de la población estaría en condiciones de estar en clases medias, en 1992 era el 21%”, refirió. 

Al respecto, Miguel Calderón coordinador de licenciaturas de Ciencias Políticas en la UIA-Puebla, señaló que en educación el aumento del 30% de instituciones, son universidades patito. 

No están ofertando educación, ofertan certificados. Se están regalando los certificados hasta de posgrados, a través de mecanismos, para obtener títulos”, dijo.

 Por lo tanto, dijo, que esto deriva en que vienen deteriorando los salarios en función de los niveles educativos.

 Van a empezar a pedir licenciaturas para ser empacadores de supermercado, porque los certificados van bajando en calidad o deteriorando”, dijo.

Recomendaciones

Indicó Miguel Reyes que el estudio plantea recomendaciones a partir de las que se aplican en Europa, donde hasta el 75% de la población pertenece a las clases medias.

 Tenemos que buscar establecer un sistema o piso mínimo de dignidad que estén en mercados laborales. Aquellos jóvenes que van a ingresar, cuál es su esperanza si en 10 años han caído los salarios de 8 mil a 5500 pesos en promedio”, dijo.

La migración, crimen organizado, ¿es la esperanza que les estamos dando?”, refirió al señalar que además debe haber una regulación efectiva contra monopolios e incentivos fiscales a pequeñas empresas

Además la política salarial debe distinta, donde se considere la inflación esperada cada año, en los aumentos.

 

Por su parte, Miguel López López, coordinador de Economía y Finanzas de la UIA-Puebla, explicó la metodología del estudio realizado, el que se complicó por los cambios de análisis de INEGI y CONEVAL.

 

Detalló que el Banco Mundial estima como pobre a la población que percibe menos de 2 dólares diarios para vivir y entre 10 y 50 dólares diarios ya es clase media.

 La clase media va a ser un término que definimos como elástico y transversal, pequeños propietarios e incluso empresarios medianos”, refirió.

 "Hay inconsistencias entre fuentes de información, acusó, luego de los cambios en las metodologías de medición del INEGI y Coneval.

 De un plumazo el INEGi redujo la desigualdad y convirtió a México en un país de clases medias y no de pobres”, aseveró el especialista

 

  México: país de pobres, NO de clases medias by Intolerancia Diario on Scribd