El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, dijo que el gobierno de México considera "cruel e inhumana" la política migratoria estadounidense de separar a hijos de sus padres al cruzar sin papeles la frontera, y anunció acciones para proteger a los menores.

En conferencia de prensa, explicó que se entregó al gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, una nota donde se señala con claridad "nuestro rechazo y condena a la política" migratoria de "cero tolerancia".

Videgaray exhortó "al gobierno estadounidense para que haya una mejor coordinación entre las distintas agencias" de seguridad y de salud "para que se mantenga un registro concurrente de los padres y niños". Además, para que se permita la comunicación cotidiana entre los padres y niños.

"No podemos ser indiferentes ante un hecho que claramente representa una violación a los derechos humanos y que pone en situación de vulnerabilidad a niños", apuntó.

Informó que personalmente ha hablado por teléfono con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, para reiterar la posición de México.

La administración de Trump endureció este año una política de "cero tolerancia" contra el cruce sin papeles por su frontera sur, con fiscales procesando por tráfico de personas a migrantes que se internan desde suelo mexicano con sus hijos y que son arrestados por los agentes.

El cargo se presenta bajo la visión de que están contrabandeando a los niños, por lo que cuando los padres son encarcelados y llevados ante jueces, por ley son separados de sus hijos y éstos puestos en custodia de las autoridades.

Al respecto, Videgaray dijo que funcionarios de los consulados de México en Estados Unidos han visitado los albergues donde se han identificado casos de niños mexicanos que han sido separados de sus padres al cruzar la frontera, detallando que de los mil 995 casos, hasta ahora, 25 de ellos son mexicanos.

Aclaró que aunque la mayoría de los menores separados son de Guatemala, El Salvador y Honduras, tampoco "se puede permanecer indiferente ante las acciones tomadas".

Comentó que la mayoría de los menores ya han sido repatriados y solo siete permanecen en los distintos albergues de Estados Unidos, entre los que se encuentra una pequeña con Síndrome de Down y por los que "se está al pendiente" a través de los consulados.

En el caso de los niños que son repatriados, éstos son recibidos por autoridades de las localidades que son originarios y por familiares que anteriormente fueron contactados, precisó Videgaray.

Videgaray llamó a la comunidad internacional, incluyendo a las Naciones Unidas y a la Organización de los Estados Americanos, para que se pronuncien en contra de la política migratoria del presidente Trump.

"Hacemos un llamado al más alto nivel, que se reconsidere esta política y se dé prioridad al bienestar de los derechos de los niños y niñas, independientemente de la nacionalidad o condición migratoria", enfatizó Videgaray.

"El gobierno mexicano, y quiero dejar muy en claro, no promueve la ilegalidad, no promueve la migración ilegal. Sin embargo, por convicción y por obligación constitucional y legal no podemos permanecer ni permaneceremos indiferentes ante una situación inhumana y cruel", afirmó Videgaray.