Sin la presencia del presidente de Morena, Gabriel Biestro Medinilla ni la del candidato a gobernador, Luís Miguel Barbosa Huerta, la abanderada a la presidencia municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco festejó su triunfo en el debate.

Frente a sus simpatizantes priorizó que las mediciones de su triunfo de ideas se fundamenta en que sus adversarios copiaron sus proyectos y programas, además de dedicarse a atacarla a lo largo del ejerció democrático, realizado la noche de este lunes en el Instituto Electoral del Estado (IEE).

Rivera Vivanco se revictimizó al reiterar que fue atacada en cada intervención, pero el júbilo de la morenista alcanzó su éxtasis cuando levantó su copa de vino blanco con el fondo musical de “We are The Champions” de Queen.

Rivera Vivanco destacó que triunfará en la jornada electoral del próximo domingo porque los ciudadanos confían en su plan de gobierno lopez-obradorista.

Al ser cuestionada sobre las preguntas que realizaron sus rivales electorales como la postulación de Napoleón Gómez Urrutia, el exlider sindical minero con orden de aprehensión,  además de diputados federales y senadores que en el pasado votaron por el Fobaproa, aseguró que no escuchó los cuestionamientos.

Llama títere a su adversario 

Sin proyectos claros ni definidos, pero con la propuesta social de su presidenciable, la candidata de Morena, Claudia Rivera Vivanco se dedicó a atacar al panista Eduardo Rivera Pérez a quien tildó de “títere” del exgobernador Rafael Moreno Valle Rosas e incluso la agresión alcanzó su clímax al asegurarle "te ayudaré a recuperar tu dignidad ", durante el debate entre aspirantes a alcalde de Puebla.


 

La abanderada de Morena no respondió a los cuestionamientos básicos  de sus adversarios políticos como el del priista Guillermo Deloya, sobre si dará admitía a asesinos, violadores y a rateros como propone su presidenciable Andrés Manuel López Obrador.

Tampoco respondió si mantendrá en su equipo de trabajo a Ollin Rivera hermano de Jesús a quien involucran en asaltos bancarios, aunque pidió que si sus adversarios tienen pruebas “que las presenten”.

La morenista aseguró que de ganar las elecciones, el pueblo será el que gobernará y activará el Implan, tras asegurar que es la primera vez que se presenta un plan democrático de gobierno para el municipio poblano.

Entre las respuestas que evadió fue explicar cómo direccionará su gobierno para sacar del atraso a Puebla y cómo devolverá la seguridad a los habitantes de la capital.