Este martes, la Corte Suprema de Estados Unidos determinó que el veto de viaje impuesto por el presidente Donald Trump a varios países de mayoría musulmana es legal.

En una rápida respuesta en un comunicado de la Casa Blanca, el mandatario calificó al fallo como "una victoria tremenda" y "un momento de profunda vindicación".

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, la corte avaló la orden ejecutiva de Trump sobre la restricción a la inmigración.

"La (orden) se basa expresamente en propósitos legítimos: impedir el ingreso de ciudadanos que no pueden ser examinados adecuadamente e inducir a otras naciones a mejorar sus prácticas", escribió el juez presidente de la corte, John Roberts, en la opinión mayoritaria.

"El texto no dice nada sobre religión", escribió Roberts, en rechazo a los reclamos de que el veto estaba motivado por hostilidad religiosa.

El caso ha sido fundamental para la política de inmigración de la Casa Blanca y representó una prueba clave de la promesa de campaña de Trump de restringir la inmigración y asegurar las fronteras estadounidenses.

Trump ha firmado tres versiones de órdenes ejecutivas sobre restricciones a la inmigración dirigidas contra varios países de mayoría musulmana. La orden inicial, firmada después de que tomara posesión en enero del año pasado, condujo a protestas nacionales y caos en aeropuertos en todo el país.

La tercera versión de la prohibición de viajes de Trump impidió el ingreso de prácticamente todos los viajeros de cinco países principalmente musulmanes (Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen). 

También añade una prohibición a los viajeros de la República Popular Democrática de Corea y a funcionarios del gobierno de Venezuela. Tribunales inferiores habían determinado que las tres versiones son violatorias a la ley federal o inconstitucionales.