Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia de México por la coalición "Juntos Haremos Historia", concluyó su campaña en el estadio Azteca, en donde aseguró a sus simpatizantes que "su ambición es legítima. Quiero ser un buen presidente de México".

López Obrador aseguró que los frutos de su proyecto son producto de la siembra de ideas, del trabajo, de la perseverancia de dirigentes políticos de todas las regiones de México y de millones de voluntarios, así como de brigadistas:

"No ha quedado al azar. Con anticipación decidimos poner las ideas por delante, decidimos apostar a la vía pacífica y aplicar las premisas de que solo el pueblo unido y organizado puede salvar a la nación. Poco a poco, la ciudadanía ha ido cobrando conciencia de algo que no es necesariamente evidente: la existencia y predominio de una mafia del poder", señaló López Obrador.

"Nuestro trabajo ha extendido de que el principal problema de México es la corrupción, primera causa de la desigualdad económica, por la corrupción se desató la inseguridad", agregó el candidato morenista.

Durante su discurso, López Obrador aprovechó para rendir un pequeño homenaje a personajes de izquierda y de derecha por igual:

“Lo que vamos a consumar viene de lejos y se ha fraguado con el esfuerzo y la fatiga de muchos compañeros, hombres y mujeres, distintas clases sociales y corrientes de pensamiento”, dijo. Enumeró: Othon Salzar, Valentín Campa, Salvador Nava, Manuel Clouthier, Heberto Castillo, Ifigenia Martínez, José María “Chema” Pérez Gay, Sergio Pitol, Julio Scherer, Demetrio Vallejo, Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Ibarra de Piedra, Carlos Monsiváis… Y a los que aún están vivos: Elenita Poniatowska, Fernando del Paso y Carlos Payán", destacó.

"Ningún grupo o persona por poderosa que sea hará negocios ilegales al amparo del poder público", resaltó el candidato, ante la gente presente en el Coloso de Santa Úrsula.

En relación con el gobierno de Estados Unidos, López Obrador aseguró "disposición de llegar a a acuerdos”: “no le faltaremos el respeto al gobierno de Estados Unidos porque no queremos que nadie ofenda al pueblo de la Nación Mexicana. México es libre y soberano y nunca será piñata de un gobierno extranjero”, aclaró.

Para concluir, Andrés Manuel envió un mensaje a todos los mexicanos, a quienes invitó "a que podamos construir el reino de la justicia, construir una república amorosa, fraterna. No les voy a fallar, tengo valores y principios. Tengo una ambición política, les confieso, que quiero ser un buen Presidente, como Benito Juárez, como Madero, como Lázaro Cárdenas. Juntos haremos historia. ¡Viva México!”, concluyó.

Con información de El Financiero, Sin Embargo y El Universal.