52 personas de origen centroamericano vieron frustrado su sueño americano, de llegar a los Estados Unidos, al ser interceptados por elementos del Grupo de Atención Especializado al Transporte de la Policía Federal.

Estas personas viajaban hacinados en una camioneta tipo Vagoneta, cuyo conductor de la unidad de origen mexicano, al percatarse de la presencia de los elementos de la Policía Federal, trató de escapar.

Fueron sorprendidos circulaba en el kilómetro 5 de la carretera Amozoc-Teziutlán, en el tramo Acajete, donde intentó desviarse para evitar ser detenido por los elementos federales.

Para evitar más sospecha, no le quedó más remedio que detenerse, y bajarse para entregar su documentación, sin embargo, al momento de ser revisada la unidad, los policías federales encontraron que en la reducida camioneta, viajaban amontonados 38 hombres, 14 mujeres y seis menores de edad, oriundos de Centroamérica, principalmente de El Salvador y Honduras.

Las 52 personas, fueron trasladadas a las instalaciones de la Policía Federal, donde recibieron agua y alimento, y más tarde, fueron presentados a la delegación Puebla del Instituto Nacional de Migración (INM).

El conductor de la camioneta tipo  Vagoneta, fue detenido y trasladado a las instalaciones de la Procuraduría General  de la República, por su probable responsabilidad en el delito de tráfico de personas.
 
El paso forzoso

Puebla es un paso forzoso de migrantes, quienes por miles cruzan a diario con destino hacia Estados Unidos. Cada año se calcula, que cerca de 2 mil personas son deportadas.

Incluso la Comisión Estatal de Derechos Humanos presentó la campaña "Migrantes con derechos en el camino, destino y retorno" donde se busca promover la protección de estas personas.

Estudios señalan que no todos viajan en la misma ruta ni utilizan los mismos medios de transporte como el tren mejor conocido como "La Bestia", pero Puebla ya es considerada una zona peligrosa, debido al triángulo rojo, zona del robo de combustible o huachicol.


La gran mayoría de los inmigrantes proviene de países como Guatemala, Honduras, Panamá y El Salvador.

Y aunque no hay cifras oficiales o estudios de cuántos cruzan, en Puebla se incrementó en 20 por ciento el paso de migrantes en el último año.

Gustavo Rodríguez Zarate, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana en la entidad, dijo que desde hace seis meses se ha registrado un incremento de migrantes centroamericanos en Puebla.

Pero también han aumentado los asaltos y la reclusión de Zetas y huachicoleros", dijo.

La Universidad Iberoamericana campus Puebla hizo un estudio en donde registró que más de 800 migrantes están en situación de calle, esta cifra es cambiante pues la capital sólo es su camino de paso.

Los migrantes que llegan a la entidad han sido asaltados en la Central de Autobuses de Puebla (Capu), les quitan identificaciones y el poco dinero que traen consigo.

Además saliendo de la estación en el paso peatonal son sorprendidos, también se da en la misma sala de espera, “tenemos un alto índice de asaltos”, afirmó.

Señaló que estos migrantes son familias de hondureños que pasan por Puebla para llegar a Estados Unidos.

Dijo que presentan varios retos desde que salen de su país, al subir a la bestia sufren mutilaciones y abusos sexuales.

Incluso en el tramo de Tehuacán-Esperanza nos reportan que hay un gran número de atracos, no sólo se tienen que cuidar de los Zetas, del gobierno y de la federal, sino que también de los huachicoleros, pues hay más violencia.

Por último, afirmó que además de la capital poblana, los hondureños señalan que en Amozoc, Tepeaca y Tecamachalco han sufrido más agresiones y robos.