Con aparente indignación, el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, junto con la totalidad de la bancada de Acción Nacional, abandonaron el pleno del Senado de la República ante la propuesta de la llamada “Ley Mordaza”, que limita el tiempo de locución de cada legislador. Así, ante los reclamos sobre autoritarismo y violación a la libertad de expresión, el exmandatario y el mismo albiazul ahora sufren las limitaciones de poder e injerencia, después de convertirse en una minoría.

La Mesa Directiva del Senado, presidida por el morenista Martí Batres, presentó en la sesión del miércoles 19 de septiembre un acuerdo “que tiene por objeto regular el tiempo en la participación de los senadores para la presentación de iniciativas y las intervenciones desde los escaños”. 

Tras conocerse la propuesta, Rafael Moreno Valle, vicepresidente de la Mesa Directiva, tomó la palabra, donde reiteró que no firmó el documento y que ningún acuerdo puede estar por encima del reglamento.

“Es necesario el buscar una mejor conducción y, que se puede hacer desde la mesa directiva, una recomendación de tratar de reducir los tiempos, pero nunca violentando los derechos que como senadores y senadoras se tienen”, concluyó y abandonó el estrado para sumarse a la protesta del Partido Acción Nacional.

La indignación panista

En conferencia de prensa, integrantes del grupo parlamentario del PAN, con la ausencia de Rafael Moreno Valle, manifestaron su rechazo al acuerdo denominado “Ley Mordaza”, enfatizando la integración plural del senado y llamando a Morena a no abusar de la mayoría en el pleno.

Al presentar también la iniciativa para crear el Consejo Mexicano de Política Exterior y la postura del albiazul sobre el convenio de la Organización Internacional del Trabajo, el senador Damián Zepeda acusó que la Mesa Directiva presentó el acuerdo de último momento, el cual fue enlistado, pero no publicado. Además, acusó al partido de Andrés Manuel López Obrador de “repetir las peores prácticas antidemocráticas” en el Senado.

La propuesta de “limitar la participación de los legisladores” de 10 a 5 minutos al presentar iniciativas y en tribuna y de 3 a un minuto cuando se interviene desde el escaño, acusó, se ha generado con el único pretexto del exceso de carga de trabajo.

“Imagínense un debate intenso de un tema muy importante y trascendente para la vida de este país donde Morena quiera imponer su mayoría, que ni siquiera pueda uno expresar la opinión y argumentar los motivos porqué se está a favor o en contra, es un derecho parlamentario”, manifestó.

A través de Twitter, la senadora Kenia López Rabadán señaló: “El PAN se sale del @senadomexicano ya que la mayoría de MORENA aprueba una #LeyMordaza para limitar los tiempos de iniciativas y de intervenciones de [email protected] Lanza el PAN una #AlertaDemocrática nacional, dado el autoritarismo”.

“Hoy en el @senadomexicano se presentó un Acuerdo de la Mesa Directiva donde se limita la libertad de expresión a los senadores. Se violenta el principio de legalidad, pues no puede estar la voluntad de unos cuantos por encima de lo que dice la Ley”, se sumó a las denuncias Marco Antonio Gama Basarte.

El balance

Durante su administración como titular del Ejecutivo en Puebla, del 2011 al 2017, Moreno Valle gozó de mayoría en el Legislativo Local, donde fueron aprobadas medidas controvertidas como la Ley Bala, la creación del Organismo Público Descentralizado “Ciudad Modelo”, la enajenación de diversos inmuebles y se avaló la permanencia del ahora fiscal con licencia, Víctor Carrancá Bourget por 7 años más tras la finalización de su periodo.

El 1 de febrero de 2011, al rendir protesta, Rafael Moreno Valle presentó una iniciativa que proponía la despenalización de los delitos de difamación y calumnia. La medida fue aprobada con 40 votos a favor y  solo una abstención el día 22 del mismo mes, con una modificación ante la presión de los medios, actores políticos y asociaciones. De este modo el daño moral se sancionaría desde el Código Civil con multas de hasta 85 mil pesos, mientras los legisladores aseguraron que no violentaba el ejercicio de la libertad de expresión.