En una barranca que se ubica entre los municipios de Acatzingo y San Sebastián Villa Nueva, a unos 30 metros de profundidad, fueron hallados los cuerpos estado de descomposición de dos hombres de aproximados 30 años de edad.

Se trata de un sujeto con barba y otro que tenía el rostro desfigurado, tras haber sido devorado por la fauna silvestre, de quienes se desconoce qué tipo de lesiones presentaban.

Los vecinos de la zona que hallaron los restos dieron parte a la Policía Municipal, acudiendo también la del Estado, además de Protección Civil de Tepeaca, para que fueran rescatados y llevados a la superficie.

Personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) se hizo cargo de las diligencias del levantamiento de los cadáveres, sin que se dieran detalles sobre la ropa que llevaban puesta.

Ambos cuerpos fueron trasladados al anfiteatro del Panteón Municipal de Tepeaca, para que les fuera practicada la necropsia correspondiente y en espera de las investigaciones correspondientes.