En el baño de la celda de aislamiento temporal del Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel, fue hallado sin vida uno de los internos, de quién hasta el momento se desconocen las causas de su muerte, pero que se presume pudo haber sido de un infarto.

El interno fue identificado como Antonio Rodríguez Trujillo y, hasta el momento, no se ha informado de los motivos por los que se encontraba interno en el penal de Puebla.

A las 13:15 horas del miércoles 6 de marzo, personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) se trasladó para realizar las diligencias de levantamiento del cadáver del interno del Cereso de San Miguel.

Uno de los internos fue quien avisó al custodio de guardia que en el baño, en las regaderas, se encontraba tendido en el piso uno de sus compañeros, que al parecer había muerto, lo que fue confirmado instantes después.

El cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense para que le fuera practicada la necropsia de rigor.

El caso fue radicado en la carpeta de investigación 4069/2019/Z.C.